Puntero

(INCLUYE GALERÍA DE IMÁGENES) Apretado, pero con justicia, River le ganó 1-0 a Vélez con gol de Teo Gutiérrez y es el único líder del torneo. Quedan 4 fechas y el equipo de Ramón Díaz depende de sí mismo para ser campeón.

IMG_7894River salió a jugarle a Vélez sabiendo que si ganaba la punta era suya. Y eso hizo. Ganó. Con justicia y autoridad. De movida buscó llevárselo puesto a su rival, con mucho vértigo por los costados y luego aprovechó al máximo un error de Sosa en la salida para que Teo Gutiérrez se llene la boca de gol. Así es el fútbol. Y River los mira a todos desde arriba cuando quedan cuatro fechas por jugarse.

Lo beneficiaron los empates de Estudiantes y Colón y logró lo que el Monumental pedía a gritos. ¿Cómo obtuvo los tres puntos el equipo de Ramón?

Fueron claves los duelos por afuera, con Carbonero por derecha y Vangioni + Rojas por izquierda para avasallar a Cubero-Allione y Papa. Aunque en el primer tiempo no logró trasladar esa supremacía a situaciones de gol.

La primera la tuvo Teo, con una mediavuelta que contuvo Sosa. Vélez respondió de contra con Pratto. Un gran anticipo de Balanta terminó en un yerro de Cavenaghi desde una posición inmejorable. Hasta que el colombiano, concentrado, capturó un pase de Lanzini tras el error del arquero fortinero y clink caja.

De pronto, Vélez se enojó. Chichizola respondió bien ante un tiro de Allione y en el rebote Cabral se lo perdió de cabeza. Milagro. Los de Flores, cuyos titulares pidieron jugar a pesar de tener que actuar el miércoles por la Libertadores, demostraban que contaban con armas para dañar a River. Por eso el Turu puso tres puntas de arranque (Nanni, Zárate y Pratto, que arrancaba más atrás). Aunque, raramente, esa ofensiva contrasta con ser la defensa más goleada del torneo.

En el complemento, River mantuvo la postura del inicio, aunque más tarde se fue diluyendo. Rojas no llegó a conectar bien un buen centro de Carbonero, que sin dudas está en su mejor momento desde que arribó a Núñez. Hizo amonestar a Papa, Domínguez y Tobio en menos de una hora. Otro que bancó el triunfo fue Kranevitter, de un despliegue impresionante. River extraña el orden de Ledesma, pero el pibe lo reemplazó de buena forma y no está para salir. ¿Y Chichizola? Achicó excelente y le puso el pecho a un tiro de Pratto que era el 1-1.

La salida de Teo por lesión y la falta de aire en el medio mostró a un River más replegado y sin la pelota. Kranevitter ya no podía hacer pie solo en el medio y el Malevo Ferreyra entró por un desgastado Rojas. Vélez fue. Flores puso a Correa, uno que juega bien y le pega mejor desde afuera. Aunque fue la pálida imagen del gran equipo que fue en los últimos años, hoy es un interrogante.

Mientras, River se perdía el segundo. Lanzini tuvo para liquidar la historia: desde el punto del penal falló tras un excelente pase de Villalva, quien había entrado por Guitérrez. Cavenaghi le buscó el ángulo a Sosa, pero pegó en el palo y se fue afuera. Y otra vez el 10 falló en el mano a mano con el 1 tras una corrida infernal desde campo propio.

Apretado, pero con justicia, Vélez ya es historia. River es puntero. Depende de sí mismo para salir campeón en menos de un mes. Felices Pascuas.

Imágenes: Nicolás Aboaf