“Ojalá Ramón se quede por muchos años”

Una vez más, Cavenaghi salió a bancar al técnico, habló sobre su racha sin goles y tiró un pálpito: “El campeonato se define en la anteúltima o última fecha”.

IMG_5072En el Clausura 2002, su primer torneo como titular, Fernando Cavenaghi estuvo ocho partidos sin meter goles. Aún así, Ramón Díaz lo bancó, no lo sacó nunca y el Torito fue clave en la obtención del último torneo del riojano como DT de River, transformándose en el más campeón de la historia con siete vueltas olímpicas, una más que el prócer Angel Labruna. La realidad muestra a un Cavenaghi peleado con el gol. En La Plata tuvo tres chances claras y en todas falló. Hace un tiempo el propio Ramón pidió: “Quiero que tenga más goles”. En 14 fechas, porque el capitán es el único que actuó en todos los partidos del torneo, pegó cuatro gritos, la misma cantidad de Carlos Carbonero.

“Arranqué muy bien y ahora estoy en una racha donde la pelota no entra. Generamos bastantes situaciones y no la estoy metiendo. Se me juzga más por eso que por si hago una buena jugada, el trabajo que hace uno desde otro lado. Me podría quedar parado arriba esperando que me llegue pero tengo que correr y soy uno más. Como capitán tengo que dar el ejemplo y si tengo que bajar al medio lo hago”, dijo Cavenaghi en Fox Sports. Por un lado, el capitán conoce su actual impericia, pero como sabe que el arco rival se puede abrir en cualquier momento también destaca su labor colectiva.

En un momento crucial y con Ramón Díaz apuntado por sus dichos sobre la barrabrava, el 9 optó por elogiar el trabajo del cuerpo técnico: “Están en cada detalle. No tenemos más que entrar a la cancha y hacer, a veces sale y a veces no. Venimos muy bien, nos estamos jugando pelear por el campeonato y Ramón tiene todo nuestro apoyo. Me dio la posibilidad de volver a sentirme importante en el grupo, ojalá se quede por muchos años, hay que seguir de esta forma”. Pavada de respaldo.

Vélez, Olimpo, Racing, Argentinos y Quilmes. Quedan cinco finales y el Torito se animó a dar un pronóstico: “El campeonato se definirá en la anteúltima o última fecha”.