Con olor a café, River sigue prendido

(INCLUYE GALERÍA DE IMÁGENES) Sin vuelo en la cancha, pero sí en la tabla. River venció a Atlético Rafaela por 2-0 en uno de los peores partidos del torneo. Le faltó juego, le sobraron imprecisiones, aunque ganó y borró cualquier mueca de tristeza. El miércoles habrá un duelo clave ante el puntero del campeonato, Estudiantes. Si le gana, la punta será bien millonaria.

Festejo Teo Gutiérrez gol Carbonero¿Cuántas veces hablamos de derrota inmerecida? Muchas. Sin ir muy lejos, hace apenas una semana, ante Belgrano. Por eso, la victoria es por cuota doble. Porque River bajó ostensiblemente su rendimiento, pero ganó y eso, en definitiva, es lo que entrega campeonatos. Es campeón el que más suma, el que más gana, y eso es lo que hizo River en la tarde noche del Monumental ante el duro cuadro de Burruchaga.

Desde la ausencia del Lobo Ledesma y Manuel Lanzini se puede explicar la noche del Millonario. Esta vez no fue necesario para el rival tapar a los medios. River lo hizo sólo. Con un Kranevitter combativo, pero poco efectivo en la entrega, el juego quedó pendiente. Cuando sucede eso, la Banda suele recurrir al vértigo del 10. Con Lanzini eso es habitual, con Fabbro se encuentra precisamente lo contrario.

Entonces, la dinámica quedó reducida a las bandas y a las jugadas de pelota detenida. Ahí, Vangioni y Solari se convirtieron en figuras, Fabbro comenzó a tallar con importancia y Carbonero y Teo Gutiérrez, con sendos goles, hicieron lo único que nadie podía garantizar: ganar.

Por eso, porque faltaron cuestiones básicas, porque no había que perderle el tranco a los de arriba y porque faltó medio equipo titular, el triunfo vale doble.

El miércoles, ante Estudiantes de la Plata, el puntero del campeonato, se juega la primera gran chance. La semana de la definición, como planteábamos en la previa desde Pasión Monumental, arrancó con el resultado necesario y esperado. A seguir…

Imágenes: Nicolás Aboaf