El desahogo más esperado

(INCLUYE GALERÍA DE IMÁGENES) Luego de diez años, River se sacó la espina en la Bombonera. Ganó 2-1, con goles de Lanzini y Funes Mori. Riquelme había descontado con un tiro libre. El equipo de Ramón está a un punto de Colón. Ahí va el millonario…

IMG_2683Si diez años después, te vuelvo a encontrar, en algún lugar, canta Calamaro. Y River se encontró con un triunfo en La Boca después de una década. Sí, ganó River. Sin su gente en la cancha, pero con el empuje necesario para quedarse con el triunfo más esperado. Que desahogo…

¿Por qué lo ganó? Porque Orion se equivocó y Funes Mori saltó más que todos. Antes hubo una historia en un Superclásico mejor jugado de lo previsto, que además fue parejo. Pero la alegría fue millonaria.

El éxito se sostuvo en varios puntos, como en la notable performance del Lobo Ledesma. Habría que darle ya un video a todos los pibes de inferiores para que vean como debe jugar un 5. Todo a un toque, no erró uno. Jamás se puso nervioso. Fue el líder del equipo. Y metió con todo este viejito al que se le vence el contrato en junio.

Lanzini metió un golazo a la colombiana: cortó Balanta, cedió a Carbonero, Teo atacó el espacio y tiró el centro. El 10 recibió, dejó en el camino a Cata Díaz y tocó ante la salida de Orion.

Quedó dicho: el partido fue parejo. A contramano de lo previsto, los dos tuvieron situaciones de gol. Y, raramente, los mejores de movida fueron los laterales, Mercado e Insua, los más punzantes que tuvieron en el primer tiempo. Así, por ellos, River y Boca fueron llegando al arco de a poco.

Vale revisar las situaciones. Cabezazo de Rojas tras un 2-1 entre Lanzini y Mercado. El zurdo no jugó al lado de Ledesma como lo venía haciendo. Lo hizo bien abierto por izquierda para colaborar con el inesperado héroe de la noche.

Al rato, un zurdazo feo de Martínez fue desviado por un manotazo de Barovero. Pero River tuvo su momento entre los 20 y los 30 minutos. Un pase excelente de Cavenaghi encontró solo a Lanzini, que se cayó cuando se iba mano a mano contra el arquero. Luego un derechazo cruzado de Teo salió ancho tras una asistencia del 10, que por primera vez le ganaba la espalda a Gago. Al toque, otra vez Mercado, centro y cabezazo de Gutiérrez desviado.

Pero Boca emparejó. Impresionante Barovero ante un cabezazo de Martínez luego de otra trepada de Insúa. Pero al 3 de Boca le costaba marcar. Igual, el local era un poco más, con Gago, que a diferencia de otros partidos jugó de 5 y tenía más cerca a Riquelme para armar juego. Y el 10 se perdió una clara. ¿Qué quiso hacer? Ni tiro ni centro al arco entrando por izquierda. Se fue afuera. Y pegadito, centro de Martínez, se lo perdió Gigliotti por no pegarle de primera. La franja derecha del fondo de River era una invitación.

En el segundo tiempo no bajaron el ritmo. De entrada lo tuvo Erbes y la sacó Barovero. En la contra se lo perdió Teo, que se fue ancha. Hasta que llegó el minuto 13, con el grito de Lanzini ante una Bombonera muda.

River se retrasó y Ramón estuvo a punto de poner a Kranevitter por Teo. Pero Riquelme clavó un golazo inatajable en el ángulo de Barovero, que ni atinó a moverse. No había manera.

Con el empate, el DT plantó un 4-4-2, con Lanzini mano a mano con el nervioso Grana. Y por esa zona se ganó un corner, prácticamente una salvación mientras el equipo lucía fundido y desbordado.

Hasta que apareció el salto gigante de Funes Mori. No, Rogelio no. Ramiro. El héroe inesperado. Orion salió a cualquier lado. Y fue triunfo. Desahogo tras una década sin festejos en campo enemigo.

River ganó en la Bombonera y quedó a un punto de Colón. Que el triunfo sirva para que el equipo definitivamente explique porqué quiere salir campeón. Ahí va el millonario…

Imágenes: Nicolás Aboaf