Llega entonado

(INCLUYE GALERÍA DE IMÁGENES) Con uno de Cavenaghi y un golazo del Keko Villalva, la figura, River le ganó 2-0 al duro Lanús y ahora va a la Bombonera. El equipo de Ramón está a cuatro puntos de Colón.

IMG_0409 (1)Tenía que ganar para llegar confiado a La Boca. Un revés en el Monumental hubiera sido duro. Pero River aprovechó al máximo sus chances. Contó con un inspirado Keko Villalva, que armó un jugadón en el primer gol, marcado por Cavenaghi, y lo cerró con un auténtico golazo que se clavó en el ángulo de Marchesín. Así se despojó del duro Lanús. Y River va… va con todo a La Boca.

Se sacó de encima a un equipo que había sido verdugo el año pasado. Con un 1-5 lapidario lo había sacado de la lucha por el torneo, que finalmente terminó en subcampeonato para los de Ramón. Con un 1-3 lo había eliminado de la Sudamericana. Semejantes antecedentes hablaban de un contrincante molesto. Y lo fue.

Lanús salió a ganar en River. Barros Schelotto puso tres delanteros y una de las claves era saber cómo iba a responder el Malevo Ferreyra como 3 ante la ausencia de Vangioni. Y lo hizo correctamente, más allá de algún desborde que no pudo controlar.

El Grana comenzó a imponerse y de entrada Maidana salvó en la línea lo que era gol de Diego González con un Barovero que estaba vencido. Así, Lanús lo iba superando desde el manejo de la pelota ante un River parado de contra, impreciso, con falta de movilidad y sorpresa.

Hubo una jugada en ese primer tiempo que fue testigo. Cavenaghi se tiró atrás para buscar la pelota, pero no encontró receptores adelante ni contó con referencias a los costados pasándole por afuera. Todo un síntoma.

Pero como el fútbol es tan lindo -y tan raro- de pronto River encontró la llave. Por una excelente maniobra individual, capaz de desorientar una defensa que hasta el momento tenía suficiencia para controlar todo. Villalva tiró un sombrero, Izquierdoz quedó el camino, el pase cayó en los pies del 9 y adentro. Casi sin querer, River estaba en ventaja.

En el segundo tiempo, River jugó mejor. Cierto es que Lanús se perdió el empate en una jugada increíble. De una desatención, el fondo quedó mal parado, la pelota cayó en Blanco, tiró el centro para el Laucha Acosta y éste, sólo contra el arquero millonario, rompió el travesaño. Un poquito de liga no viene nada mal…

Más dispuesto al contragolpe, River lo pudo cerrar en dos ocasiones. Primero con Lanzini, que tenía descarga para Cavenaghi, pero el 10 prefirió pegarle al arco y se encontró con Marchesín. Y al toque Cavenaghi la tiró arriba.

Ramón metió a Funes Mori por Ferreyra para tratar de cerrar el fondo, ya que el Grana cargaba mucho el juego por la derecha. Y Guillermo plantó cuatro delanteros: Pereyra Díaz, Blanco, Acosta y Silva.

Las cartas estaban tiradas arriba de la mesa. River paradito atrás con orden y Lanús yendo al ataque. Hasta que apareció de nuevo el Keko y metió un golazo. Otra acción puntual para ganarle a uno de los mejores equipos argentinos. Para que River quede a cuatro puntos de Colón. Para ir a la Bombonera bien entonado…

Imágenes: Nicolás Aboaf