Regalos

Hernán Castillo analiza la chance que River dejó pasar ante All Boys y las responsabilidades compartidas entre los jugadores y Ramón Díaz.

img_8572Así no River. Así no. Ni de casualidad es así. No se puede entrar taaaaan dormido a jugar un segundo tiempo que te puede dejar a un paso de la punta. No se puede ni de casualidad caer en ese error.

River no puede regalar tanto. Regaló una falta de Balanta al delantero de All Boys cuando el delantero estaba de espaldas. Después analicemos si fue o no fue falta, el tema es que el choque ya fue innecesario. Regalo de Vangioni que se tiró como un loco irresponsable inentendiblemente. Regalo de toda la defensa y el medio campo defensivo en el arranque del segundo tiempo. ¿Dónde estaba Balanta en el cabezazo de Torassa? ¿Qué quiso hacer el defensor en el tercer gol saliendo y arriesgando hasta perder la pelota y agarrar a todos saliendo?

Y desde afuera lo mismo. ¿Por qué salió Teo? No se entendió en la cancha y por más que se reciben explicaciones no llegan a convencer. Ramón Díaz optó por la salida del colombiano para que entrara Kraneviter en una decisión táctica impecable. El tema es que no tenía que salir Teo, era Lanzini o Cavenaghi. ¿Por qué fue Teo? Según el cuerpo técnico Lanzini ayuda en el medio corriendo a Cabrera, por ejemplo, y Cavenaghi es el 9 goleador que no hay que tocar. Para mi Teo no debía salir. Pero desde la idea el cambió salió bien, porque River ganó el medio cuando entró el tucumano. La variante del Malevo por Rojas era lógica para seguir ganando en esa zona y refrescando piernas y la de Keko por Carbonero fue para ganar potencia arriba sacrificando, también polémicamente, al goleador del domingo.
Demasiados regalos entonces. Desde afuera algunos, desde adentro muchos. Pero los jugadores no pueden pasar inadvertidos en el partido en Floresta. Los errores propios en medio de un juego dominado cambiaron la historia. Y así es imposible pelear en serio. Hoy, pensar en el campeonato suena más a deseo surrealista que a certeza. Y si se da la pelea será por los errores ajenos de rivales directos más que por méritos propios.

River no puede equivocarse tanto. Y se vienen tiempos de decisiones. A los que cambia todo sacando al entrenador estoy seguro que les puedo decir que están equivocados. Mitad de año serán tiempos de cambios. Si Ramón Dïaz se va, será por el fracaso de varios, no sólo propio.

Vuelven 17 futbolistas en total, y hay 12 de este plantel que están en estudio. Atentos, porque esta campaña dejará a varios marcados, no solo al entrenador.