Apoyo necesario y multitudinario

Para los que esperaban ver al público enardecido por la falta de victorias y la sumatoria de pálidas, se equivocó. El Monumental habló y, a pesar de tener dos sectores inhabilitados, ensordeción con el apoyo a Ramón, Cavenaghi y Barovero.

Ramón Sonrisa

El avión de Aerolíneas Argentinas que sobrevoló el Monumental apenas pasadas las 18.10 fue testigo de una ovación que tapó los rumores de conflicto y reavivó la figura idílica del entrenador de River. “Oy, oy, oy, oy, es el equipo de Ramón”, fue el cántico que inauguró la jornada de apoyo. Luego, mientras Barovero recibía los aplausos de la Centenario, el estadio le puso play al segundo track. “Miren que locura, miren que emoción, este es el pelado día que volvió a River para ser campeón”, sonó con fuerza.

El saludo emocionado del riojano fue de agradecimiento y relajación. El respaldo sigue siendo mayoritario apesar de las derotas consecutivas que traía River a esa altura de la tarde.

También hubo tiempo para Cavenaghi, el capitán, autor de dos goles en la antesala del choque Clásico. “El cavegoool, el cavegooool…”, le puso música a los segundos previos al arranque del partido y el silbatazo inicial de Néstor Pitana.

Imagen: Nicolás Aboaf.