Perdió contra el peor de la temporada

(INCLUYE GALERÍA DE IMÁGENES) Un River sin línea cayó 3-1 contra Colón, el equipo que menos puntos sacó en la 2013-2014. Llegó tres veces y convirtió siempre ante las enormes ventajas que dieron los de Ramón Díaz.

IMG_1356River necesitaba cambiar la cara luego de la dura caída sufrida ante Godoy Cruz. No lo logró. Es más: empeoró el panorama. La imagen mostrada frente a Colón aumenta la preocupación. El equipo de Ramón Díaz cayó con el peor equipo de la temporada, el que menos puntos sumó en la 2013-2014. Sí, contra ese alma en pena que hoy luce revitalizado perdió River.

El Sabalero fue 100% efectivo. Llegó tres veces, metió tres goles. No hubiera sido posible de no ser por las enormes ventajas que River dio en el fondo. Y el análisis no sólo contempla a la línea de tres de emergencia integrada por Cabrera, Pezzella y Funes Mori debido a las bajas de Mercado, Maidana y Alvarez Balanta. River tiene deficiencias tácticas muy graves. Achica mal, no hace las coberturas como corresponde, acumula tres centrales y dos 5 naturales, aunque trabaja mal para recuperar el balón. Le meten un bochazo cruzado y hace agua por todos lados.

Así lo comenzó ganando el Sabalero. Una asistencia de Mansilla agarró mal parado los defensores, Vangioni no cerró y Barovero salió mal. Gol de Graciani. Con el 0-1 comenzó el drama de River. ¿Qué hacer con la pelota cuando no tenés movilidad, desmarques y dinámica? Parece que ese es el planteo más inteligente para jugar contra los de banda roja: darle la pelota. Total, poco sabe qué hacer cuando la tiene.

No llegó al arco en el primer tiempo, sólo un tiro de Lanzini que rozó el palo derecho recién a los 38 minutos. Pobre. Muy pobre. La imagen de la impotencia. Mientras, Cavenaghi y Teo Gutiérrez jugaban de enganche metiendo pases para nadie, porque no tenían referencias arriba. Por eso en el segundo tiempo Ramón Díaz apostó por Simeone, que venía de meter 5 goles en los últimos dos partidos de reserva. Y chau Teo, el más claro en las primeras tres fechas, aunque con mucha desidia en el Cementerio de los Elefantes.

En el complemento, Colón siguió en la suya y esperó agazapado mientras River que atacaba más por la postura Sabalera que por ideas propias. Ramón tiró a la cancha a Fabbro por Cabrera. Fue Ponzio al fondo. Pareció un manotazo de ahogado más que una variante trabajada en la semana. El cambio no varió mucho en lo defensivo, porque los huecos siguieron apareciendo como grietas. Y Luque metió el segundo. 0-2.

El descuento fue un espejismo. Cavenaghi definió muy bien una jugada armada por Lanzini. Lo único positivo de una noche de perros recién a los 75 minutos. ¿Puede generar tan poco un equpo con aspiraciones altas?

En el tramo final del partido, River fue ciego, Colón se plantó y defendió con eficacia. Montoya le ahogó el grito a un tiro libre de Fabbro, otro que entró para modificar lo imposible. Pero no era la noche…

El Sabalero aprovechó la estancia que dejó River y Graciani cerró la noche ante un cuadro desarmado, sin línea. Sin juego. Perdió contra el peor de la temporada. Ah, y ahora juega con el campeón.

Imágenes: Nicolás Aboaf (enviado especial a Santa Fe)