Un punto que no le sienta mal

(INCLUYE GALERÍA DE IMÁGENES) En Rosario, River empezó ganando con un golazo de Lanzini, pero se quedó y Central se lo empató. Por el escenario, el duro rival y sobre todo porque los de Ramón no redondearon una buena tarea, el 1-1 suma.

IMG_9284Por el duro rival. Por la cancha, siempre difícil. Y sobre todo, porque River no redondeó una buena tarea. Por eso, el punto conseguido en Arroyito no le debe sentar mal al equipo de Ramón Díaz. Eso sí: debe mejorar si quiere sacar chapa de candidato definitivamente. Esa que empezó a colgarse a los tres minutos, cuando Lanzini cerró un gran contragolpe para poner el 1-0. Aunque luego se quedó y Rosario Central llegó al empate ante la alarmante pasividad del fondo millonario.

Lo dicho: River tuvo una buena actitud desde el arranque, presionando en campo rival. Ya a los 19 segundos un tiro de Ponzio desde lejos exigió a Caranta. Igual, el 1-0 llegó de contra. Central ejecutó defectuosamente un corner y quedó mal parado para el retroceso. Lanzini, con campo a favor, avanzó, Teo Gutiérrez y Cavenaghi combinaron con clase (una delicia la gambeta del colombiano) y el 10 definió con clase. River, en esa maniobra, manejó los tiempos y el espacio en una zona de fuego con absoluta precisión.

Pero con la ventaja se quedó. Sin meterse decididamente atrás, se paró de contra para ver si podía tener una acción como la del primer gol. La espalda de Ferrari comenzó a ser una invitación, porque el ex River se mandaba y dejaba huecos. Pero el equipo quedó largo. Y Central empató.
El Chino Luna cabeceó solo ante el estatismo de la defensa millonaria y la puso bien abajo, inatajable para Barovero. Era un jugada fácil, porque el centro de Encina era bombeado, aunque se durmieron varios, sobre todo Balanta, ya que el balón cayó a sus espaldas.

River quedó golpeado y al toque el Canalla casi se pone en ventaja. Una mala salida desde el fondo de Ponzio casi termina en gol de Castillejos. Lo salvó Barovero. Los de Ramón salieron de la modorra con una media vuelta de Cavenaghi, que pasó cerca del palo izquierdo, transformándose en la primera llegada luego de 33 minutos de híbridez. Y al minuto Carbonero se la dejó en las manos a Caranta luego de un gran pase de Teo, el mejor de River en esa primera parte.

En el segundo tiempo, no pasó nada. Los dos equipos fueron una catarata de pases imprecisos y nadie asumió riesgos. ¿Qué generó River? Un jugadón a puro toque que terminó con un tiro de Mercado que se desvió en Donatti y pasó cerca y un cabezazo alto de Pezzella. Nada más. Lo más entretenido del complemento fue el ingreso de un perro a la cancha, que encima hizo sus necesidades delante de todos.

Rapallini echó a Ferrari por un patadón contra Vangioni. River tuvo 10 minutos para ganarlo, pero no se le cayeron muchas ideas. Empujó, aunque no fue claro. Los cambios (entraron Ledesma, Ferreyra y Menseguez) tampoco variaron demasiado.

1 a 1. No es malo el punto, pero hay que jugar mejor.

Imágenes: Nicolás Aboaf (Enviado especial a Rosario)