“Lo gritaría a favor de Central, no en contra de River”

En dialogó con Pasión Monumental (Radio AM 990, Radio Splendid), Sebastián Abreu habló de todo: Teo, Falcao, River, Central y sus probabilidades para Brasil 2014. “No tiene por qué ser mi último Mundial”, dijo. Y se refirió a un posible festejo para el próximo domingo.

Sebastián Abreu

Campeón con River, Abreu aportó tanto adentro como afuera de la cancha. Referente, goleador y voz mandante en el equipo del Diego Simeone que se quedó con el Clausura 2008, el último título. Hoy como jugador de Rosario Central y de cara al choque del domingo, destacó: “Si meto un gol lo voy a gritar, los goles están para gritarlo. Pero lo voy a gritar a favor de Central, no en contra de River”. Y agregó: “Le grité goles a Nacional de Uruguay, equipo del que soy fanático. La cuestión está en ser respetuoso”.

Sobre la dupla de delanteros Millonarios, opinó: “Si pudieron jugar Falcao y Abreu, cómo no van a poder jugar Teo y Cavenaghi. No pasa tanto por las características, sino por el funcionamiento. Si uno quiere salir unos metros para pivotear, la cosa está en que no pierda la referencia en el área el delantero”. Además, destacó: “Es un orgullo haberme podido meter en la historia de un club tan grande como River y poder ser campeón ahí. Guardo los mejores recuerdos de haber vestido una camiseta tan grande”.

Y le mandó buenas ondas al Tigre. “Siento su angustia como propia. Pero hay puntos que lo van a ayudar para conseguir ese sueño. Físicamente es exuberante, es un profesional que si le piden tres sesiones hace cuatro y además es figura, eso es fundamental. Si llega físicamente, no tengo ninguna duda que Pekerman lo va a llevar”, aclaró. Mientras que sobre sus posibilidades para Brasil 2014, cerró: “No le pongo techo a que sea mi último Mundial. A los 37 estoy vivo e intacto”.

Escuchá la entrevista completa:

Más testimonios de Abreu:

Sobre River:

“Vi los partidos de verano pero no vi el del último fin de semana. Lo que más preocupa de River es el respeto que se le debe tener al equipo, al momento. Todo equipo que pasa el trance de las elecciones, que no es fácil sobre todo en un equipo grande que te exige jugar bien y ganar, si a eso le sumás las peleas internas que repercuten en los jugadores, eso es negativo. Después de haber pasado eso, se nota que hay una liberación del cuerpo técnico, de los jugadores, de los ídolos que están para ayudar y apoyar y no para complicar, y el entusiasmo de la gente es evidente. Nos vamos a encontrar con otro River”.

“Siempre primero hay que tener memoria, ser coherente, saber qué se le grita y a quién se le grita. Yo me refiero a Ponzio. El le puso el pecho a las balas, vino en el momento más complicado del club, dejó siempre todo y por ahí por eso se descargó el último fin de semana cuando metió el gol, la pasó muy mal durante todo el semestre pasado y es normal que descargue”.

“Lo que pasó en la Copa Libertadores del 2008 fue increíble. Aunque creo que se exageró. Una cosa es la responsabilidad de lo que pasó, lo que dejamos pasar, somos totalmente responsables por eso. Pero de ahí a trasladarlo a lo que se generó creo que fue demasiado… Si desde el 96 que no gana la copa, pasaron muchísimos equipos antes que el nuestro y creo que se nos pegó excesivamente. A eso hay que sumarle que vivíamos un momento electoral complejo que potenció mucho todo. Eso sí, asumimos nuestra culpa. Fue increíble cómo perdimos. Sin embargo, somos el último plantel de River campeón en Primera y eso es un crédito para todos los jugadores y para el Cholo Simeone”

Es un orgullo haber podido vestir esa camiseta, ser campeón, haber entrado humildemente en la historia de uno de los clubes más grandes del Mundo. Si se me diera la oportunidad de elegir qué hacer, volvería a ser lo mismo y a elegir lo que elegí.

Sobre Central:

“Lo que hemos podido conseguir es adaptarnos a las circunstancias del partido. Nos tocan rivales que no salen a jugar y es donde mejor nos va. Pero nos cayó la ficha contra otros equipos que no podíamos imponer nuestro estilo en cualquier lado porque a veces nos jugaba en contra. Nos pasó con Olimpo, con Argentinos de Caruso Lombardi, Quilmes el otro día. Nos adaptamos e interpretamos según el partido.

Sobre el partido River – Central:

“Va a ser un partido de ida y vuelta”.

“Voy a gritar al gol, están para festejarlos.No hay que se amarillista, siempre con respeto. Si lo grito lo grito a favor de Central y no en contra de River. De hecho, le he gritado goles a Nacional y soy fanático, no hay que faltar el respeto nomás”.

Sobre el Mundial:

“No cierro las puertas a la ilusión y tampoco digo que vaya a ser mi último Mundial. No me pongo un techo. Tomo como referencia a Farid Mondragón que se retiró a los 37, volvió y hoy a los 42 está por jugar otro Mundial. Sueño con estar en Brasil, creo que depende de mí y quiero estar. Pero, como les digo, no me pongo el techo de que este sea mi último Mundial, a los 37 estoy vivo e intacto”.