Y una noche volvió el Cavegol

Tuvieron que pasar casi 10 años para que Fernando Cavenaghi vuelva a jugar en Primera con River. Mereció que su regreso sea con festejo, pero entre Monetti y los palos le dijeron no.

IMG_7961El 27 de junio de 2004, Germán Pezzella, compañero esta noche de Cavenaghi, cumplía 12 años. El festejo esa noche fue doble para el bahíense ya que el equipo de sus amores sumaba otra estrella más. Las vueltas del destino -y de la mala gestión- hicieron que esa tarde de invierno sea la última del ‘9’ en la Primera División del fútbol argentino. Aunque, para su bien y el del hincha, ese eterno lapso se cortó ante Gimnasia.

El delantero nacido en O’Brien fue el más ovacionado cuando lo anunció la voz del estadio. Con el correr de los minutos pagó y con creces.

En el primer tiempo se lo vio movedizo, jugando más con su entrada y salida al área, engañando a la última línea, que de cara al gol. Le hizo el pase a Ponzio que terminó en gol pero prefirió apostar por el juego en equipo que por los embates individuales. Tuvo un tiro libre a cinco metros del área pero la bocha rebotó en la barrera y se fue al córner.

En el complemento, la primera que tocó reventó el palo derecho de Monetti, que miraba sin nada por hacer. Luego, con el equipo más preocupado por defender la ventaja que buscar ampliarla, el capitán fue la única esperanza de cara al arco rival. Pateó en un par de oportunidades pero la pericia de los defensores rivales pudieron más que sus ganas y el grito quedó postergado. Eso es secundario, River ganó y Cavegol está de regreso, lo más importante.

Imagen: Nicolás Aboaf