Invicto presidencial

Rodolfo D’onofrio enfrentará su primer partido como presidente de River. Averiguá cómo le fue a los ex presidentes en su debut oficial.

Presidentes

El nuevo mandatario Millonario tiene un motivo para estar tranquilo: Desde el 90 hasta hoy, y tomando como referencia el período de presidencias sin interrupciones que se abrió con Davicce, River nunca perdió en el debut de un presidente. Ni siquiera con el magro equipo que agarró Daniel Passarella…

La historia más reciente, precisamente, es la de Passarella. El último presidente debutó como visitante de Tigre, el 13 de diciembre de 2009 por la última fecha del Apertura de ese año. El equipo que dirigía Leonardo Astrada ganó 2 a 0 con goles de Rogelio Funes Mori -su primero en Primera División- y Diego Buonanotte.

José María Aguilar también resultó invicto en el inicio de sus dos períodos en la Institución. En su debut absoluto, después de ganar las elecciones de 2001, River goleó a Rosario Central por 6 a 1 pero no pudo impedir la coronación de Racing. Ese 27 de diciembre, con el país prendido fuego, sólo hubo lugar para esos dos partidos y la suerte no corrió de su lado. Por su parte, cuatro años después, en el comienzo de su segundo período como mandamás, el Millonario igualó 1 a 1 ante Talleres de Córdoba.

El más efectivos de los comienzos presidenciales fue el de David Pintado. Su período arrancó el 17 de diciembre de 1997 con una victoria y una vuelta olímpica. Fue 2 a 1 ante San Pablo en el Monumental y significó la consagración en la Supercopa 97. Tres días después consiguió también el tricampeonato. Aunque el mérito fue compartido con Alfredo Davicce, el presidente saliente.

Davicce, dicho sea de paso, también arrancó con el pie derecho. En 1989 reemplazó en la presidencia a Osvaldo Di Carlo, que había agarrado momentáneamente el mando por la renuncia de Hugo Santilli, y consiguió un empate a cero con Newell’s en Rosario.

Rodolfo D’Onofrio tiene la posibilidad de alargar el récord que en este período de presidencias completadas (tomando como referencia la renuncia de Santilli en 1989), nunca trajo derrotas en el debut presidencial.