Lógico triunfo en San Luis

A River le costó vencer al combinado local, pero ganó 3-1 con goles de Villalva, Fabbro (de tiro libre) y Cavenaghi (de penal). El equipo de Ramón tuvo un gran verano, el domingo arranca la verdad.

san luis2Lo empezó ganando el martes a la noche, bajo el temporal y el corte de luz, por un golazo a puro enganche del Keko Villalva. River terminó ganando en San Luis el miércoles a la tarde, con un gran tiro libre de Jonathan Fabbro. Fue 2-1 frente al combinado local, que de a ratos complicó al cuadro de Ramón Díaz, aunque se dio un lógico triunfo en La Punta.

En una tarde con sol y sobre todo mucho viento, lo que complicó el normal desarrollo del juego, al DT le sirvió el ensayo para ver a algunos jugadores que hoy no son titulares. Seguramente, se habrá llevado buenas sensaciones por el buen nivel del Keko en los 45 minutos que estuvo en la cancha y ni hablar por el tanto de uno de sus créditos, Fabbro.

Con el 1-0 parcial, River salió con todo, intentando tocar prolijamente en la mitad y estirando la cancha, sobre todo por la derecha cuando Villalva podía desbordar. A otro ritmo dada la categoría y el espíritu amateur del rival, cuyos jugadores fueron elegidos por los puntanos a través de una página de Internet, la superioridad era marcada, aunque no se trasladaba a la red.

En pocos minutos, el millonario tuvo varias chances de gol. Tres tiros desde lejos de Fabbro, un toque de Villalva que le faltó fuerza tras un gran desborde de Funes Mori, un remate de Pugh que se fue arriba, una entrada libre de Rojas, otro toque de Pugh que achicó Tombolini y un derechazo del Keko que pasó arriba del travesaño.

Pero, de pronto, River se durmió y San Luis lo aprovechó. Reinoso conectó un centro a la salida de un corner ante la pasividad de la defensa. A partir del 1-1, el partido se hizo parejo entre el viento y las imprecisiones.

En la segunda parte, Ramón metió mano. Debutaron Urribarri y el juvenil Guido Rodríguez. También entraron Boyé y Zuñiga. Y más tarde Cavenaghi, un regalo para la gente que quería ver al futbolista más reconocido y un guilo para la organización que puso dos millones y medio de pesos por la visita millonaria. El Torito mostró su jerarquía en menos de diez minutos cambiando por gol el penal que le hicieron a Vega.

Antes Fabbro había clavado un golazo de tiro libre, su especialidad. Quizás fue la mejor noticia que se llevó Ramón Díaz tras una lógica victoria en San Luis. La verdad arranca el domingo, contra Gimnasia.

Imagen: Agencia Nacional San Luis