“Perdí tres kilos en un día”

Matías Kranevitter fue dado de alta y relató su odisea tras un cuadro febril y estomacal. Si se recupera favorablemente, jugará contra Gimnasia.

img_9261Cinco actos del número 5 de River, que no la pasó bien en las últimas horas.

Acto número 1. Matías Kranevitter comienza a sentir un malestar estomacal en la noche mendocina, apenas River pisa aquellas tierras para jugar el último clásico del verano.

Acto número 2. En la tarde del sábado levanta temperatura y sigue con un malestar estomacal, pero quiere jugar y el doctor Giulietti le da una medicación para que esté OK. Durante el partido no siente molestias y la rompe.

Acto número 3. El domingo, ya en Buenos Aires, vuelve a evidenciar problemas estomacales. Llama al médico y éste le recomienda que el lunes, de persistir ese cuadro, lo consulte otra vez para determinar los pasos a seguir. Al otro día, Kranevitter amanece con fiebre y un fuerte dolor estomacal. Giulietti, desde San Luis, le indica que se comunique con Humberto Roccaforte, facultativo de la reserva, para que acelere una internación en el sanatorio Los Arcos por un cuadro de gastroenterocolitis.

Acto número 4. Luego de pasar más de un día en la clínica de Palermo, el tucumano recibe el alta médica. Y relata American Closs su odisea. “Ahora estoy mejor, espero descansar un rato más y espero poder entrenarme mañana (miércoles a la tarde, en Ezeiza). Me hicieron un cultivo para saber por qué estuve así. Quizás me cayó mal algo que comí, aunque no comí nada fuera de lo normal. La realidad es que perdí tres kilos en un día”.

Acto número 5. Kranevitter, de no mediar ningún inconveniente, va a jugar contra Gimnasia, en el debut por el Torneo Final.