El jardín millonario

Driussi, Cabrera, Mammana, Francese, Zuñiga, Vega y Pugh están haciendo su primera pretemporada. Conocé la historia de cada uno. Pasión Monumental te los presenta.

IMG_0888No es un dato menor que 24 de los 37 jugadores que están en Tandil hayan surgido de la cantera millonaria. Del total, hay siete pibes que están haciendo su estreno, ese bautismo a fuego para chicos que aún no son mayores de edad. Y que quizás en unos días aparezcan con las cabezas rapadas, esa rara costumbre que tienen los planteles argentinos con los jóvenes cuando hacen su primera pretemporada.

Seguramente, a estos siete chiquilines poco les importará si una máquina afeitará sus cueros cabelludos. En las sierras es todo sonrisas para Sebastián Driussi, Víctor Cabrera, Emanuel Mammana, Nicolás Francese, Julio Zuñiga, Leandro Vega y Lucas Pugh. El jardín millonario.

Por orden de aparición en la foto, el primero es Driussi, el más conocido de todos, ya que debutó en Primera contra Argentinos y también jugó con Quilmes, en las últimas dos fechas del Torneo Inicial. Le costará hacerse un lugar con tantos delanteros en el plantel, pero se tiene una fe enorme.

Luego aparece Cabrera, que llegó desde Renato Cesarini, esa cantera inagotable que una vez aportó a Santiago Solari, Mascherano y Demichelis. Era 5, pero como pasó con Alvarez Balanta, lo corrieron a la cueva. Nació en Tucumán, tiene 20 años y ahora es el 2 de la reserva, aunque pronto quiere tener su chance con los más grandes.

Mammana surge tercero. Passarella había dicho que tenía ofertas desde Europa por este pibe con buen paso por el Sub 17 de la Selección. Ya sabe lo que es concentrarse con los profesionales.

Cuarto en el cartel está Francese, arquero de la quinta división, amigo de Simeone, Tomás Martínez y Kaprof. Oriundo de Mar del Plata. Aún está sorprendido por la convocatoria porque jugó poco el año pasado en su categoría.

Luego viene Zuñiga, un tapado que nació en 1995, en Catamarca. Según sus formadores, es un zurdo de calidad al que aún le falta físico para hacer el carril, aunque tiene mucha calidad técnica. El año pasado firmó su primer contrato profesional, con duración por tres años.

Sexto se planta Pugh, el máximo goleador de la historia de las inferiores. Según aquellos que dicen tener los datos bien chequeados, ya pasó a Sand y Andrada, de quien fue compañero en inferiores.

Ultimo se para Leandro Vega. Es un zaguero izquierdo, aunque también puede correrse al lateral. Es categoría 96, como Driussi y Mammana, con quien varias veces formó dupla central.

Aquí están, estos son los pibes del jardín de Ramón.

Imagen: Nicolás Aboaf

(Enviado especial a Tandil)