“Vuelvo al lugar que amo”

(Incluye Galería) La camiseta número ‘9’ recuperó su dueño. Fernando Cavenaghi, uno de los huecos negros de la última dirigencia, volvió para saldar su deuda y destacó: “Todos hicimos un esfuerzo para que se concrete, vuelvo a mi casa”. Y sueña con llegar a los 100 goles con la Banda.

CavenaghiRodolfo D’Onofrio no quiso demorar la imagen que todos buscaban ver. Se adelantó, agarró la camiseta y se la devolvió al delantero de O’Brien, que con 30 años volvió a su casa, donde nunca se debería haber ido.

“Hoy pienso solo en este momento, lo pasado me dejó muchas enseñanzas y, lógicamente, quiero retirarme acá. Eso sí, aprendí y por ahora mi anhelo es cumplir el año y medio que firmamos”. Con esas palabras, Cavenaghi manifestó la intención que lo acompaña desde que volvió para salvar a River del ostracismo.

En cuanto a lo acelerado de su retorno, el goleador explicó: “Cuando hay intención de todas las partes, es más fácil que se haga. Todos hicimos un esfuerzo. Todos tiramos para el mismo lado. No importa si resigné plata o no, hay cosas más importantes que el dinero. Yo vine por agradecimiento al club que me dio todo, que me formó como jugador y persona y al que amo. Estoy devolviendo todo lo que me dio River”.

El Torito tiene un sueño: llegar a los 100 goles con la Banda. Tiene 91. “Ojalá llegue, pero antes que lo personal está lo colectivo. Otro sueño es hacer un gol La Boca, pero falta muchísimo”, recalcó sobre el clásico del 30 de marzo, justo cuando se cumplen 10 años sin festejos en terreno ajeno.

Además, agradeció al hincha el apoyo incondicional. “Si bien mi primera etapa fue muy buena, lo que quedó más marcado a la nueva generación es volver en el descenso. Ellos me agradecen mucho, yo les agradezco a ellos y espero cumplir”.

Y cerró con una alusión a la política de esta nueva gestión y el trato para con los ídolos. “Es un gran orgullo ver como le abrieron las puertas a los ídolos. Los máximos ídolos del club ahora están adentro y es un orgullo para todos”.

IMAGEN: NICOLÁS ABOAF.