Volvió

A horas de arreglar su regreso, Cavenaghi estuvo en el primer entrenamiento de la temporada. Firmará por un año y medio y tendrá un premio especial por salir campeón. El retorno de un hijo dilecto y probado con la 9 de River.

cavenaghi“Mi sueño es volver y retirarme en River”. Y el sueño, su sueño, se concretó: Fernando Cavenaghi regresa a Núñez. Sí, al mismo lugar donde metió 91 goles en 158 partidos.

Luego de alguna tirantez, el Torito pegó el regreso y estuvo en el Monumental en el arranque de la temporada. Entró al vestuario pasadas las 8.30 y al toque recibió el saludo de Ramón Díaz, D’Onofrio, Francescoli, Gancedo y otros dirigentes presentes. Y, como todos sus compañeros, se sometió a análisis físicos y médicos.

Finalmente, se dio el retorno a un año y medio de la triste despedida. Durante todo este tiempo, el delantero, que jugó en Villarreal y Pachuca, convivió con el dolor, aunque jamás perdió la fe de ponerse otra vez la Banda. Y en esta búsqueda de reconquistar los valores riverplatenses que tiene la nueva CD, sumado al aval de un Ramón Díaz deseoso de un 9 con gol, lo de Cavenaghi se hizo fácil.

Además, el de O’Brien llega con el pase en su poder, cuestión no menor que posibilitó una negociación más sencilla independientemente de las ganas de todas las partes. Igual, durante una semana hubo idas y vueltas porque Cavenaghi consideraba que la oferta de River era ínfima. Entonces, los dirigentes levantaron dos veces la apuesta. Hasta que fumaron la pipa de la paz en la noche del jueves. Y firmó por un año y medio. Además tendrá un premio especial por salir campeón.

A los 30 (los cumplió en septiembre), el Torito retorna para ser la bandera de un equipo que viene golpeado pero que tiene que dar vuelta la página urgente para pelear el próximo torneo. Por peso específico, Cavenaghi será el líder ¿y el capitán?

Surge cómo interrogante saber en qué estado se encuentra tras sus desgraciados pasos por España y México. Para no perder ritmo (no se entrena desde el 6/11) se entrenó por su cuenta y luego el profe Pidal le armó un plan especial.

En River es un jugador probado. Campeón y goleador en 2002, 2003 y 2004. Clave en el ascenso a Primera. Volvió Cavenaghi.