“Con River quedé dolido, pero me gustaría volver”

Juan Pablo Carrizo se quebró al recordar su polémica salida del club. Su relación ambigua con Passarella y una confesión: “Quería jugar en la B, pero nadie me escuchó”.

carrizoLamentablemente para River, Juan Pablo Carrizo se tuvo que ir por la ventana del club. Tenía -en realidad tiene- unas condiciones impresionantes. Fue clave en la obtención del Clausura 2008 y tenía destino de Selección. Pero se quedó afuera de Sudafrica 2010 y nunca más tuvo el rendimiento que se le conoció. Su vuelta a River, justamente luego de aquel Mundial, lo encontró en una meseta y su nivel en las últimas fechas del Clausura 2011 fueron determinantes para el posterior descenso. Incluso se terminó peleando adentro de la cancha con el Pato Fillol, a quien lo unía una relación de admiración mutua desde los tiempos de los seleccionados juveniles. Y muchos hinchas de River quedaron calientes con Carrizo. Igual, él desea volver.

“Con River quedé muy dolido. Cuando me tocó irme agaché la cabeza. Nunca lo dije, es la primera vez que lo digo: me quería quedar en la B Nacional. Y se lo dije a los responsables de aquel momento. Nadie me escuchó. Me tuve que tomar un avión y me fui a Lazio con todo el dolor que tenía”, le dijo a ESPN al borde de las lágrimas y antes de tomarse un avión rumbo a Italia para sumarse a las prácticas del Inter, donde es suplente.

Carrizo reconoció y castigó a Passarella en partes iguales: “A Daniel lo conocí como entrenador, me dio la posibilidad de ser quién soy, me puso en Primera. Pero se hace difícil… River es un club con mucha política y a veces no tiramos todos para le mismo lado. Y eso es parte de nuestra cultura. Los hechos que vinieron después están a la vista (por los encontronazos con Crespo, Cavenaghi y el Chori Domínguez). No comparto las maneras. Vos podés decirme ‘no te necesito’ y está perfecto. Pero que nadie de la cara da a entender un poco lo que pasó después en River, nos tuvimos que ir a la B. Lo que pasó me duele mucho, pero me sirivió para crecer”, afirmó.

A los 29 años, igualmente, su deseo es pegar la vuelta. “Ahora D’onofrio está cargo y le deseo lo mejor. Enzo (Francescoli), con lo que conoce de fútbol, va a organizar a River de una manera diferente, a lo grande, como se merece y haciendo las cosas prolijas. Volver no depende de mí, sería imponer un deseo. Yo crecí en River y ojalá un día se interesen”, cerró.