Más cerca y con el OK de Enzo

Francescoli y Cavenaghi se vieron las caras y el Torito está a un paso de River. Restan formalismos para el retorno de un hijo dilecto y probado con la 9 de la Banda.

Cavenaghi“Mi sueño es volver y retirarme en River”. Y el sueño, su sueño, está a nada de ser realidad: Fernando Cavenaghi regresará a Núñez. Sí, al mismo lugar donde metió 91 goles en 158 partidos. Sólo resta una cuestión formal.

Tiene tanta fuerza su vuelta que en la reunión desarrollada en una oficina de Palermo no sólo estuvieron el vicepresidente segundo, Matías Patanian, el representante del jugador, Néstor Sívori, sino también Enzo Francescoli, que ya está trabajando como secretario técnico por más que recién el viernes sería presentado oficialmente.

Por esas casualidades de la vida, el Torito ya se había visto el sábado con Rodolfo D’Onofrio en un cumpleaños y le dieron forma al operativo retorno a un año y medio de la triste despedida. Durante todo este tiempo, el delantero, que jugó en Villarreal y Pachuca, convivió con el dolor, aunque jamás perdió la fe de ponerse otra vez la Banda. Y en esta búsqueda de reconquistar los valores riverplatenses que tiene la nueva CD, sumado al aval de un Ramón Díaz deseoso de un 9 con gol, lo de Cavenaghi se hará fácil aunque no esté cerrado.

Además, el de O’Brien llega con el pase en su poder, cuestión no menor que posibilita una negociación muy sencilla independientemente de las ganas de todas las partes. El goleador es consciente de las urgencias financieras/económicas del club. Pero el dinero que percibirá y los años de duración del contrato se charlará mano a mano entre Sívori y Andrés Ballotta, el tesorero de River.

Vuelve Cavenaghi. Ahora falta que se haga oficial. Papanoel llegó a Núñez.