El nuevo presidente es D´Onofrio

El candidato de “Un equipo, un presidente para River” se tomó revancha y ganó por amplia diferencia. Caselli fue segundo, Kiper tercero y Avila salió último.

img_2462Fue un día caliente. Por el calor y porque River votó. Y hubo record, con más 18.336 socios que superaron la cifra de hace cuatro años. Y ganó Rodolfo D´Onofrio, que se tomó revancha tras haber perdido con Passarella por apenas seis votos hace cuatro años. Ahora venció él. Con una contundencia abrumadora y para muchos inesperada. Segundo terminó Caselli. Tercero Kiper. Y cuarto Avila.

Los dos principales candidatos pasaron muchas horas en el club. Un beso, un saludo o una foto servía para terminar de ganarse el voto. Política pura. Con gente yendo y viniendo de sus bunkers consultando a sus asesores acerca de los boca de urna.

Con la sensación térmica a full, el gimnasio interno fue una hoguera. Si en la calle hacía 35 grados, adentro había 40. Con el anillo atestado de hombres y mujeres, principalmente en la primera parte de la elección, cuando se volcó el mayor caudal de votantes. A las 8.30 ya había dos cuadras de cola para votar. Y a las 13 horas ya habían emitido su sufragio 10 mil personas (había 41.499 habilitadas). Hasta el histórico cierre, con un nuevo récord, aunque esto tiene una explicación: el padrón aumentó en relación a 2009.

Con Kiper y Avila resignados, con el correr de los minutos Caselli y D´Onofrio comenzaron a pelear mano a mano, hasta que hubo un click. Durante la tarde sus hombres de confianza deslizaban que ganaban. En el bando casellista pasaron de la euforia del mediodía a la decepción total de la noche. No se esperaban semejante revés. En el sector donofrista reinó la calma y recién a las 20 comenzaron a festejar el triunfo. Se tenían fe, pero tampoco creían en tamaña diferencia.

El anillo se cerró a las 18 y media hora más tarde, con nervios y expectativa, comenzó el conteo de votos. Además, desde la Comisión Electoral se tomó la decisión de no exhibir los monitores con los resultados parciales para evitar los incidentes de 2009, cuando ganó Passarella.

Hasta que llegó el festejo. Primero en el comité de campaña del ganador, acompañado por por Brito y Patanian. Con el ídolo del Beto Alonso repartiendo besos y abrazos por todos lados. Al toque se fueron hasta el club y hubo festejos en el hall central, con fuegos artificiales incluidos. Ya el lunes habrá que ponerse a pensar en sacar a River adelante.

A D´Onofrio le espera un panorama emergente. En las próximas horas se juntará con Ramón Díaz para delinear el futuro. ¿Seguirá el riojano? Se verá. Fue crítico en los últimos tiempos y habló de pautas para el entrenador. Pero el orden institucional y financiero será clave para levantar al monstruo. De la nueva Comisión depende. D´Onofrio se tomó revancha.

Imagen: Nicolás Aboaf