El “relato” de Passarella

Daniel Alberto hizo una pobre exposición de lo que fueron, según su particular mirada, las mejores obras que le deja a la próxima comisión directiva. “Las malas las sabe todo el mundo, pero hay muchísimas buenas”.

img_4000“El jacuzzi de Ezeiza es una obra muy imporante que hicimos…”. La foto que ilustra esta nota es uno de los orgullos de Daniel Passarella, quien en la sala de reuniones CD hizo una de sus últimas apariciones públicas antes de entregar el mando. Acompañado por el vicepresidente segundo Omar Solassi y un coloborador de su confianza, Rodolfo Valgoni, el Kaiser hizo alarde de sus obras.

“Queremos mostrar un poco lo que hicimos. Hay un mala imagen no sé si por culpa mía o de la prensa. Simplemente quiero mostrarles todas las cosas que no salen. Las malas las sabe todo el mundo, pero hay muchísimas buenas”, arrancó su monólogo. Y luego le cedió el mando a Valgoni, un preparador físico devenido en… no se sabe, porque nunca se supo su cargo en el club. A ver, Daniel…

– Plan rector, optimización de los recursos.
– Infraestructura de fútbol amateur. Canchas forbex (de pasto sintético), avaladas por la FIFA.
– Venta de jugadores formados en el club (quizás lo más positivo, con las transferencias de Ocampos y Lamela, aunque luego no se supieron capitalizar los euros ingresados para aplacar el desbarajuste financiero).
– El orgullo de pertenecer al grupo de la elite mundial del fútbol (River no jugó una gira en el exterior y recién volvió a las copas -la Sudamericana- tras 4 años de ausencia).
– River posee más del 80% jugadores de su plantel profesional (mentira, según el último balance hay 12 jugadores que no son del club, esto sin contar los acuerdos por juveniles con primer contrato).
– Canchas de hockey de césped tras un acuerdo con el CIRSE.
– Terminamos el polo educativo con los cinco niveles (IURP). Aulas para más de 1.400 alumnos (se había inaugurado en 2009).
– Embajada deportiva. River federal. Filiales.
– Acceso. Obras en el club. Nuevas oficinas. Natatorio.
– Tribunas mejoradas (se pintaron las viejas plateas bajas, aún se esperan que se arreglen la Centenario alta).
– Predio de Ezeiza. Reformas (gimnasio, sala de prensa y quincho nuevo).
– El canje de entradas (“el” tema que más puso nerviosos a socios e hinchas).

Vale preguntarse porqué, exceptuando al fiel de Solassi, ningún par de se presentó junto a Passarella para valorar lo realizado. Ademas, si todo esto es positivo y fructífero para River, ¿por qué no se presentó como candidato?