Puntajes: el mejor, hasta el último día

River cerró el torneo con la misma magra imagen y con la misma figura destacada: Marcelo Barovero. El arquero fue el destacado de River en el campeonato y lo coronó en la última fecha.

Marcelo Barovero

Marcelo Barovero (6): Siempre seguro, tuvo mala suerte en el gol de Quilmes. Fue el mejor de River en el torneo.

Gabriel Mercado (4.5): Se proyectó con seguridad, flojo en la marca. Cerró un partido gris y se fue en el complemento cuando Ramón decidió apretar el acelerador.

Eder Alvarez Balanta (4): Demasiado sobrador. River pasa momentos de zozobra por su displicencia y esta vez no fue la excepción.

Germán Pezzella (5): Bien desde arriba, bartolero con la pelota al pie, pero tiempista y resolutivo.

Ramiro Funes Mori (5): Bien en la marca, sorprendió gratamente en ofensiva. Tuvo una clara con su pierna menos hábil y reventó el travesaño.

Carlos Carbonero (5): El gol lo salvó de una (otra) actuación deslucida y plagada de imprecisiones.

Matías Kranevitter (5): Correcto, lejos de sus mejores funcionamientos. Bien en la entrega, frágil en la contención.

Leonel Vangioni  (4): Jugó como volante y no gravitó. Lejos de su mejor versión, se apagó con el correr de los minutos.

Manuel Lanzini  (4): No conectó con los delanteros, no desequilibró con la pelota al pie y siempre chocó con sus imprecisiones. Otro mal partido del 10.

Sebastián Driussi  (4): Tuvo dos clarísimas y las erró de manera increíble, sólo contra el arquero. Buenos movimientos, flojísimo de cara al gol.

Teófilo Gutiérrez  (4): Demasiado retrasado. Cambió la variable en tramos cortos, pero nunca llevó ese aspecto al área rival.

Federico Andrada (5.5): Entró con mucha potencia y solvencia. Asistió de manera ejemplar en el gol. Fue clave su ingreso para someter al rival.

Leonardo Ponzio (5): Correcto. Se animó a hacerse dueño del mediocampo como en otras épocas. Si bien no alcanzó su imagen previa, colaboró con creces.

Martín Aguirre (5): Mucho vértigo pero sin precisión. Al menos, sirvió para contagiar al equipo.

Imagen: Nicolás Aboaf