Driussi, el pleno que se juega Ramón

La historia de un pibe que a los 11 años ya ganaba 40 mil. Un delantero que no vive del gol aunque la meta seguido. Un pibe que jugará bajo presión y que el DT quiere que le salga la apuesta como alguna vez la de un tal Saviola.

 img_1360“Que feliz me hace el futbol”.

Eso twitteó hace unos días Sebastián Driussi, ¿la última apuesta de Ramón? Porque el riojano se juega el futuro ante Argentinos Juniors y, como hizo alguna vez con Javier Saviola y otros tantos pibes, le dará pista a un joven de 17 años con apenas 4 partidos en reserva y la misma cantidad de goles convertidos. ¿Es un riesgo teniendo en cuenta el contexto de River? Puede ser. Pero algún día este delantero, una de las mayores promesas del club, tiene que arrancar a jugar. Si el domingo se la banca ya se metió definitivamente en el plantel de primera, con quien se entrena hace quince días, cuando volvió del Mundial Sub 17 de Emiratos Arabes, “el momento más feo de mi carrera creo que fue este día”, según contó desde la red social el sábado pasado. ¿Pero quién es Driussi?

Llegó al club hace siete años, con apenas 11 febreros. En 2007, su familia consiguió un acuerdo tan raro como inédito para su corta edad: cobrar 40 mil dólares antes de tener un contrato profesional más premios por objetivos. ¿Cuáles eran allá por 2005? Ser titular en su categoría, consagrarse goleador, jugar en la Selección Sub 15, en la Sub 17, en la Sub 20, llegar a Primera. Lo último lo consiguió antes que lo anteúltimo, obviamente, porque aún es menor de edad. Hoy el 80% de su pase, según figura en el último balance, es de River. ¿Y el 20% restante? De Driussi.

Si bien se destacó en inferiores, la “fama” le llegó con la celeste y blanca. Ya jugó el Sudamericano Sub 15 y Sub 17 (campeón y figura) y el Mundial anteriormente citado, en el cual el equipo de Humberto Grondona terminó cuarto. Ni siquiera le sirvió ser el goleador del certamen para maquillar la decepción porque el equipo no llegó más lejos.

Atención: no es un jugador que vive del gol. Sí, por más que haya convertido de chilena, de cabeza, de zurda y de derecha. Sus espejos son Pablo Aimar, Lionel Messi, Juan Sebastián Veron y Javier Pastore. Sacando al mejor del mundo, los demás son estrategas con gol, no artilleros.

Se bajó del avión juvenil y a los pocos días ya estaba bajo las órdenes de Ramón. Metió dos goles con Olimpo y otro par ante Racing, ambos en reserva. El Pelado ya lo venía siguiendo hacía mucho tiempo. “Cuando veo bien a un joven no dudo en subirlo”, tiró el DT hace una semana. Y así será. Más temprano que tarde, Driussi debutará con la banda sangre, con el número 33 en la espalda. Como Saviola hace más de 15 años, Ramón se juega un pleno. ¿La última apuesta?