“A fin de año veré qué hago”

(INCLUYE GALERÍA DE IMÁGENES) A una semana de confirmar que pretendía quedarse dos años más, como marca su contrato, Ramón Díaz reculó: “Yo a River no quiero perjudicarlo”. El humor de la gente el próximo domingo, ante Argentinos y en el Monumental, será determinante para el futuro del riojano. ¿Se va?

IMG_9698Hay algo que está claro: si el DT de River no se llamase Ramón Díaz, ya estaría afuera. Lo hubieran echado o se hubiera ido solo. Pero es el más campeón de la historia y lo avala su ancha espalda, la misma que se vio erosionada en las últimas semanas, con un River lejos de la pelea grande en el torneo local, afuera de la Sudamericana y con varios interrogantes a futuro.

El riojano recogió el guante. Sabe y entiende que no es el paraguas protector de otros tiempos. Que el hincha está caliente. Que en un par de semanas habrá elecciones y la interna política juega su papel. Entonces, a una semana de afirmar que su idea era quedarse dos años más como indica ese contrato que puso a consideración de la próxima gestión (sólo la parte económica), reculó: “A fin de año veré qué hago. Cuando termine el campeonato decidiré si sigo. Yo a River no quiero perjudicarlo. Todo lo q se planificó salió mal. Tenemos que esforzarnos por dar vuelta esto, y sino lamentablemente nos vamos a tener que ir”. Clarito.

En la histeria que reina hoy en el fútbol argentino, una derrota tiene mucho poder. Cuando hace 15 días trascendió lo que iban a cobrar Ramón y su hijo Emiliano, el DT, tras la estruendosa caída con Olimpo, tuvo que salir a parar el rebote. Y ahora, que está discutido como nunca antes, se reflota un tema luego de perder con Racing. El próximo partido con Argentinos Juniors, entonces, pasó de ser un duelo intrascendente a uno determinante para la continuidad del riojano.

Es consciente el entrenador que el humor popular está alterado. “Esperé mucho tiempo para volver, pero no vine a hacer daño. Les pido a los hinchas que el domingo vengan a apoyar, el equipo lo necesita. Entiendo a los hinchas, no es fácil para ellos ni para nosotros”, reclamó.

Y siguió: “River es el club más importante de la Argentina. Esto hay que revertirlo, pero hay que apoyar a los jugadores. Muchos son jóvenes, son del club, tienen que seguir creciendo. Hay que armar algo para tener resultados en estos últimos dos partidos. Recuperamos a muchos jóvenes. Tuvimos una diferencia enorme entre este semestre y el que pasó, que peleamos hasta la última fecha. Y hoy los pibes sufren este momento. Este es un club que te exige pelear arriba y no lo pudimos hacer. Todos estamos en deuda”.

¿De qué depende su continuidad? “Lo tengo que hablar con la gente que trabaja conmigo, no queremos perjudicar a River, que me dio todo”, recalcó el Pelado. ¿El tema está atado al futuro presidente? “Eso hay que dejarlo de lado, todavía no sabemos quién será. Todos los hinchas de River queremos lo mejor para el club”, relativizó lo que por Núñez se ha transformado en un tema central.

Porque dos de los candidatos más firmes a quedarse con el sillón que deja vacante Passarella fueron claros. D´Onofrio fue crítico y Caselli más temporizador. Y si bien nadie se puso en contra de su continuidad, Ramón no goza de la chapa de antaño. No es el gran protegido. Y él lo sabe. Por eso abrió la puerta. ¿Se irá?

Imágenes: Nicolás Aboaf