Ramón se fue en silencio

El DT abandonó el Cilindro sin hacer declaraciones. Un hincha se acercó al micro y le pidió la renuncia.

_MG_9321“Ramón, si tenés dignidad, renunciá”.

El grito retumbó en el pasaje Corbatta, a metros del vestuario visitante de la cancha de Racing y a pasos del micro que transporta al plantel de River. Ramón Díaz ni se inmutó. Apenas corrió la cortina.

No renunciará. Ni se le pasa por la cabeza. Ya piensa en 2014, mientras carga con la culpa de un espantoso segundo semestre del corriente año.

El Pelado se fue en silencio del Cilindro de Avellaneda. Posiblemente, charle con la prensa el próximo martes. Tendrá mucho para decir. O al menos para que le pregunten. El pálido momento de su equipo lo amerita.

Durante el partido, Ramón permaneció parado, cerca de la línea de cal. A sus gritos de siempre le sumó un gesto elocuente de fastidio. Claro, la prestación de su River lejos estuvo de lo esperado.

Díaz tendrá que capear el temporal de aquí a fin de año. Cuestionado como nunca antes, sumado a un acto electoral que lo tendrá como uno de los actores principales, aún le quedan dos partidos en el año para que su ancha espalda no se achique más.

Imagen: Nicolás Aboaf