Kranevitter fue el mejor

El volante fue nuevamente el más destacado de River. Nunca se escondió, entregó redonda cada pelota que pasó por sus pies y se sacrificó en la marca. Raramente, salió.

IMG_9099Marcelo Barovero (4): Tuvo una sola en contra y fue abatido. Floja respuesta, le cabecearon en el área chica. Mal regreso.

Gabriel Mercado (5): Si bien estuvo nervioso, fue uno de los únicos que dejó todo en cada pelota, se sacrificó en el ida y vuelta y aprobó. La mala, llegó a cinco amarillas y se perderá el último encuentro en el Monumental ante Argentinos.

Germán Pezzella (4): Floja resolución en la jugada del gol, se quedó mirando a Zucculini. Mal en la marca.

Eder Alvarez Balanta (4): Coronó con una expulsión una actuación mediocre, llena de errores en la marca y con la pelota al pie. Otro que no pudo regresar como se esperaba.

Leonel Vangioni (4): Llamativamente errático, no encontró caminos por su sector y sus centros, lejos de lo que suelen ser siempre, terminaron afuera del área o lejos de las cabezas propias.

Carlos Carbonero (3): Se le terminó el crédito hace rato pero él, lejos de redimirse, profundiza su crisis futbolística. Pierde pelotas inexplicables, no desnivela por velocidad ni destreza técnica, no pesa en ningún momento.

Matías Kranevitter (6): Nuevamente, el mejor del equipo. Buen trato de pelota, ubicuidad para quitar y repartir, muy prolijo. Salió en el mejor momento suyo y del equipo.

Ariel Rojas (5): Mejoró con la salida de Kranevitter, paradójicamente. Se cerró como doble cinco, junto a Aguirre, y crecieron sus acciones en el partido. Por el resto, muchos errores.

Manuel Lanzini (5): Una en el primer tiempo y nada más. Esta vez no hubo ni pequeños pincelazos, su juego se redujo a una sola acción.

Teófilo Gutiérrez (5): Sus mejores acciones estuvieron cuando llegó al área con velocidad y panorama. Tuvo las tres más claras de River.

Giovanni Simeone (4): Lejos del gol, se entendió bien por momentos con Teo, pero no pudo desnivelar nunca. Tuvo un remate que controló Saja.

Juan Carlos Menseguez (4): Ingresó para darle más vértigo por la derecha al equipo y se fue apagando. Arrancó bien, tuvo una clara y desapareció.

Federico Andrada (4): Puro choque, roce y velocidad, pero nada de gravitación en el área rival.

Martín Aguirre (4.5): Una de cal y una de arena. Volvió después de un año y un mes, y en sus primeras dos intervenciones marcó la diferencia. Luego, regaló todo lo que pasó por sus pies y generó dos contraataques que podrían haber aumentado el marcador.

Imagen: Nicolás Aboaf