Te(o) esperan

Teófilo Gutiérrez vuelve a Avellaneda, donde se fue mal y peleado con sus compañeros. ¿Cómo lo tratarán?

img_3448Teo Gutiérrez es hincha de River. Aprendió a querer al club cuando era joven y miraba por televisión los goles de su compatriota Juan Pablo Angel. Pero aún es mirado de reojo por el hincha, que sabe que el colombiano puede rendir mucho más. Su prestación en Núñez, hasta ahora, ha sido pobre.

Donde sí la rompió fue en Racing, con un promedio de gol por partido de 0,48%. No fue campeón, aunque sí tuvo grandes momentos en el equipo de Miguel Russo. Pero se fue mal. Casi a los tiros. Su historia terminó en un hecho que mezcló lo trágico con lo bizarro. Tras perder un clásico con Independiente, en el Libertadores de América, Teo, en pleno vestuario, sacó un arma y apuntó contra algunos compañeros. Nunca quedó claro si el revólver era de fuego o de juguete, pero el antecedente lo dejó marcado.

Esto, igualmente, no impidió que Ramón Díaz, convencido en las capacidades futbolístas del delantero, lo pida para reforzar su equipo. Llegó a Núñez tras un intenso tironeo con el Cruz Azul que puso en jaque su carrera, pero finalmente pudo debutar con la Banda.

El domingo el Cilindro lo recibirá nuevamente, ahora con otra casa. Uno de los ex Racing con los que terminó mal es Sebastián Saja, el arquero de la Academia. ¿Habrá saludo el domingo? De algo no hay dudas: si Teo la mete, algo que en River le viene costando (hizo dos), lo grita bien fuerte.