Se postergó la reunión de CD por el balance

La cumbre, que iba a ser este lunes, se pasó para el próximo viernes. La historia de la auditoría que no “dibuja” los números. Y Passarella se fue de viaje. 

passarellaLa historia parece como la de aquellas novelas que se estira y se estira y el final, se sabe, terminará feliz. En este caso, la cuestión se dilata, pero el epílogo solo mostrará preocupación. Así es el asunto con el último balance de la gestión Passarella.

Hoy (lunes) se iba a dar la reunión de CD para aprobar el ejercicio 2012-2013. Sin embargo, todo se postergó para el próximo viernes. ¿Qué pasó? “Hay que ajustar algunos números”, contaron en off algunos dirigentes.

¿Cuál es el problema? De entrada, sucede algo insólito. Hace unos meses, River contrató a Deloitte, la consultora que reemplazó a KPMG para que se encargue de auditar la gestión. Los nuevos empleados revisaron todo y decidieron no hacer ningún dibujo. Al balance le pondrán salvedades, pero no aprueban la gestión.

Como pasó con Rogelio Funes Mori en el balance 2011-2012, esta vez será Manuel Lanzini quien aparezca en los papeles bajo la imputación contable “valor neto de realización”. Si bien los clubes pueden utilizar esta variable, no deja de ser una desprolijidad. En los papeles figurará el viejo fax del Baniyas de Emiratos Arabes, club que pretendía a Lanzini. Pero se desconoce si esa oferta aún sigue en pie.

Con esta implementación, el déficit anual será de 59.000.000 de pesos, con un pasivo que estará cercano a los 430 palos. ¿Y el campeonato económico que prometió Passarella? Ah, el presidente se fue tres semanas a Italia y el miércoles tendrá una audiencia privada con el Papa. River no saldrá de esta situación a través de un milagro, obviamente.

Igualmente, el balance se aprobará por mayoría. Si esto no sucediera, algo improbable por estas horas, hasta podría intervenir la IGJ, lo cual sería un drama para la nueva conducción que asuma luego del 15 de diciembre.

Además, la postergación de la reunión de CD hará que se estire la Asamblea de Representantes de Socios, que estaba prevista para el 6 de diciembre. Recién en cuatro días los asambleístas recibirán el balance, que luego debe ser estudiado y, en su defecto, objetado en algunas cuestiones si se consideran necesario. Ante ese panorama, la Asamblea sería el 13, dos días antes de votar por una nueva CD. Insólito.