¡¡¡Métanla adentro, por favor!!!

Más allá de los errores arbitrales, River dominó a Rafaela, pero sumó 361 minutos sin gritos. Carbonero rompió el travesaño, Teo se erró un gol increíble, el arquero Conde fue la figura y las que entraron fueron anuladas por offsides inexistentes.

IMG_3205Por el rendimiento de los últimos dos partidos, Ramón Díaz tiene que llevarse buenas sensaciones. River dominó a Belgrano el pasado domingo e hizo lo propio ante Rafaela, en una cancha complicada, donde el rival había ganado 5 de los 6 partidos jugados antes de recibir al Millonario. Si estos encuentros sirvieron como prueba pensando en el único objetivo que quedó por Núñez, la Copa Sudamericana, hay que afirmar que el Pelado encontró el equipo. No porque River haya sido una maravilla, sino porque la mayoría respondió. Pero hay algo que no deja tranquilo al riojano: la falta de gol. Hace 361 minutos que River no grita. El último festejo fue aquel agónico de Mercado en Lanús, casualmente el inminente rival por el certamen internacional.

River generó muchas situaciones, pero no metió ninguna. Sí, otra vez. Como pasó con Boca y Belgrano. Hizo figura a Orion, a Blázquez y ahora a Conde. También contó con la impericia de sus hombres, sobre todo de Teo Gutiérrez. Ah, y las que entraron fueron anuladas por dos offsides inexistentes. Ni así…

La primera chance clara fue al minuto y medio, con un cabezazo de Carbonero que se estrelló en el travesaño. Luego, River comenzó a patear desde afuera, aunque la puntería de Ponzio, Mora, Carbonero y Fabbro estuvo descalibrada. Más tarde Teo metió un puntazo que pasó cerca y Mora cabeceó solo a las manos de Conde, que ya comenzaba a ser la estrella de la noche.

River no puede aprovechar los primeros tiempos. El porcentaje de gol es pobre: en 585 minutos apenas convirtió una vez (Mercado vs Arsenal).

¿Qué hizo en el segundo, donde la racha es sutilmente mejor (8 tantos en 13 fechas no deja de ser preocupante)? Atacó con la misma intensidad. A los dos minutos, un centro de Mora agarró solo a Teo dentro del área chica, bien de 9 como quiere Ramón, pero el colombiano le pegó feo y se fue afuera. Creer o reventar.

Al ratito, Carbonero le quemó dos veces las manos a Conde. Un puntazo tenía destino de red, pero el 1 la sacó prácticamente con las uñas.

River superó a un rival complicado en su casa. Rafaela se limitó a meterse atrás y casi lo gana con un cabezazo de Bastía. Pero no hizo mucho. El gasto fue de los de Ramón. River no la metió pero, parajódicamente, las que entraron fueron anuladas.

Imagen: Nicolás Aboaf