Goles

Hernán Castillo analiza el mal actual del River de Ramón. El reclamo a Teo Gutiérrez.

img_2071Esto es por goles. Simple. Por goles. Y hay que hacerlos. Y River no marcó en demasiados partidos. No le hizo goles a Gimnasia, Godoy Cruz, San Lorenzo, Boca, Newell’s y Belgrano; la mitad de los partidos que jugó. Y además marcó solamente 8 en 12 partidos, con lo que se convirtió en el peor arranque goleador de los últimos tiempos.

River necesita goles. Y el único que yo veo que se los puede dar es Teo Gutiérrez. Y para que Teo haga goles tiene que llegarle juego. Y juego debería llegarle. Carbonero, Rojas, Lanzini, Fabbro, Andrada y Mora son más constructores que él y él debe entender que tiene que ser “9” de área al menos en esta etapa. Entiendo que no le encante. Entiendo que no le guste mucho, pero todos pensamos en goles cuando llegó a River. Nadie pensó en que él iba a construir juego. Para eso se apuntaba a Gio Moreno y no a él. Se pensó en Teo porque se necesitaban goles. El mismo Ramón Díaz ya lo dejó claro varias veces en público y ya lo ha hablado con él mano a mano.

Este plantel, que es menos que el del semestre anterior, y lo dije desde el arranque del torneo, no ahora, no tiene otro centrodelantero que no sea Teo. Porque Gio Simeone ya dejó claro que está para ir de a poco y no para adueñarse de la 9 de River. Mora tiene que jugar por afuera; Andrada es de ir por afuera; y Lanzini, qué podría ir de media punta, es definitivamente otra cosa y no 9. Así, repasando el plantel, piensen cada uno de ustedes que se detiene a leer estas líneas ¿quién debe ser el 9 de River sino Teo? ¿Quién tiene la experiencia como para ser 9 sin sentirlo del todo? ¿Qué pensamos todos al traerlo, que iba a ser el creador o el goleador? ¿Por quién se pagó la fortuna que se pagó por la mitad de su pase? Todas las respuestas dan lo mismo: Teo. Y eso está claro.

No se trata de una caza de brujas ni mucho menos. La idea de esta columna es que quede claro que River necesita goles y que en un plantel que no tiene para tirar para arriba el más indicado para esa función es el colombiano. Y él juega de a ratos de centrodelantero y de a ratos no. Y cuando sale de esa posición lo hace bien, pero no tiene descarga, y entonces ese movimiento queda a mitad de camino.

Hoy, River debe volver a convertir para así volver a sumar de a tres. El partido con Rafaela es importante para volver a la victoria y pensar en Lanús y la Copa Sudamericana con mente positiva. River debe marcar en ambos partidos, en el de ida tiene que convertir para no darle la chance y esa ventaja deportiva a Lanús cuando se juegue la revancha en el Monumental. La misión es convertir a Teo en goleador. Sobre todo ahora que sabemos que no lo era. Porque lo que River necesita es gol. Goles. Ya. Ahora. ¿Juego? Ante Belgrano se llegó al área contraria 8 veces con claridad, pero se erró siempre. Y hasta de penal se falló. Go-les. Eso se necesita, y en este plantel sólo a Teo se los podemos exigir.