River

Hernán Castillo analiza porqué al Millonario se le perdió el respeto fuera y dentro de la cancha.

img_9858Hubo un tiempo en el que River era respetado y nunca jamás le cobraban nada en contra porque la presencia que imponía era imponente, justamente. Hubo un tiempo en el que de las inferiores salían los mejores de todo el fútbol argentino. Que de clubes como Lanús o Vélez salían buenos jugadores pero tenían que pasar primero por River para dar el salto a Europa. Y que se compraban estrellas y solamente estrellas con lo que solamente había planteles increíbles.

Bueno, les cuento que ya no es más ese tiempo. Que si salen buenos de las inferiores se van bien rápido porque la dirigencia que está a cargo del club no sabe de otra forma que la de vender jugadores para conseguir dinero, el marketing y demás no es parte de los recursos. Que a los equipos del fútbol argentino ya no les hace falta pasar por River para vender a Europa. Que cuando se puede traer una estrella, Teo Gutiérrez, por ejemplo, la dirigencia actual lo puede hacer con Carbonero como parte del combo o pagando con parte de Balanta, otro pibe de inferiores, porque de lo contrario, nada. Y que, y esto es desde aquella insólita pelea de Daniel Passarella con Julio Grondona, ante la duda, se cobra en contra de River. Pasó con Gimnasia de la Plata; Colón; San Lorenzo; Arsenal; y Newell’s.

En medio de todo eso hay errores de Ramón Díaz, claro. Elegir a Fabbro, pedir por él una y mil veces durante 6 meses hoy está claro que fue un error. Y debería cambiar mucho el volante para dar vuelta la historia. Lo de Carbonero fue un combo con Teo, quedó dicho. Lo de Mora se dio de última y después de que Iturbe supuestamente no podía salir del Porto, según la dirigencia, pero que hoy juega en Verona de Italia. Y lo del Malevo Ferreyra y Menseguez no los cuento porque River no gastó dinero en traerlos, llegaron sin costo y con montos mínimos en sus contratos.

Eso trajo River. Eso y nada más que eso. Ramón Díaz debería cambiar su discurso y ser más reflexivo, menos vendedor de ilusiones. ¿Cuánto cambiaría eso la realidad del juego de River? Poco. Porque lo del juego es más profundo. Ledesma hoy no es el mismo del arranque del torneo. Ponzio tampoco. Darle más minutos a Kraneviter es una opción, tampoco él cambiará el destino de River. Que Teo ni se resfríe, porque está claro que debe estar siempre, todos lo saben. Que Mora debe ponerse bien para que Gio Simeone y Andrada no sean salvadores y sí opciones, también lo sabemos todos. Que Lanzini debe ser más protagonista es lógico. Y punto.

No hay mucho más. Es casi matemática pura. River no es el que era por culpas que todos sabemos de quiénes son. Cambiarlo está a la mano. Falta poco para elegir. Después no vale hacerse los desentendidos y quedarse puchereando en casa.