Sin el corralito pero con movilización

El hincha se hartó y lo hará saber. Esta vez, todos cayeron en la volteada del desmanejo político y se acercarían hoy a las 19 a Costa Salguero para hacérselo notar a Passarella en su lanzamiento. El lucro y la necesidad de dinero fresco estuvieron por delante del socio para la dirigencia y el tiro salió por la culata, ya que el codo de la Centenario alta que habían habilitado para no socios fue clausurado por el Comité de Seguridad por el riesgo que se infiltren hinchas de Boca.

centenarioLa convocatoria que surgió desde las redes sociales tiene a todos unidos. Están los socios, que se agotaron de ver caída la página para reservar entradas, que perdieron el tiempo y la paciencia en Top Show y que tuvieron que soportar, para colmo, que los no socios y hasta los hinchas de Boca consiguieran un lugar. Pero también está el hincha común, ese que pasó una fría noche de espera para conseguir una entrada y, finalmente, se le será retirada.

Es que, en este caso, a River le prohibirán abrir el corralito de la tribuna Centenario alta. ¿Motivo? El Comité de Seguridad en el Fútbol le había ordenado que incluyera esas entradas para el canje de socios y no a la venta, como finalmente sucedió el lunes. Y esto trajo aparejado un riesgo: que miles de los que compraron esos tickets sean hinchas de Boca.

Sí, porque el Comité tenía la información que la barra Xeneize contaba con mil entradas para ocupar ese sector. ¿Cómo llegaron a esta información? Se basaron en foros partidarios y en un trabajo de inteligencia realizado hace un par de días.

Hace dos días, con el fin de recaudar, se habían expendido 1.700 boletos para no socios en el corralito que hace de platea en la parte alta de la cabecera, habitualmente usada como popular (hasta hace poco por los visitantes). River, por esas entradas, recaudó cerca de 600 mil pesos, pero este le será devuelto a aquellos que fueron hasta las ventanillas del Monumental a buscar su entrada.

Con esta resolución, el codo quedará vacío, no así el resto de la tribuna, ya que ahí sí irán los socios que realizaron el canje. Eso sí: a los hinchas genuinos de River que pagaron 350 pesos la entrada en el corralito, ¿quién les devuelve la bronca por quedarse afuera?

Los dolores de cabeza se suman y, sin hilar muy fino, se nota que el simpatizante es el último orejón del tarro. Entonces, con la misma religiosidad que posterga sus obligaciones para acomodarse a los imposibles trámites a los que los confinan desde hace mucho tiempo, algunos quieren tomar cartas en el asunto y se movilizarán hasta Costa Salguero el jueves a las 19 para hacer notar el disgusto. Sí, justo en el día en que Passarella hará una cena con socios para lanzar su candidatura para diciembre.