Permiso Monumental

El Gobierno de la Ciudad hizo una excepción administrativa con River, ya que el viernes hay un recital en el estadio, que por un rato quedó expuesto a una posible clausura. Finalmente, se arregló todo.

img_3232Por un momento, el mundo River se alarmó. A un día de jugar la revancha de la Copa Sudamericana por un lugar en cuartos ante Liga de Loja, la localía peligró. ¿Qué pasó?

La Agencia de Control Gubernamental, que depende del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, exigía 24 horas para inspeccionar el Monumental para el recital de Iron Maiden que, casualmente, será el viernes, un día más tarde del encuentro.

La AGC amagó con “no dar puerta”, es decir impedir que se abra el Antonio Vespucio Liberti, ya que consideraba que River estaba incumpliendo una orden. Y en ese contexto corrió peligro de una sanción. ¿Cuál podría haber sido? La suspensión del estadio por una jornada. Y justo el próximo partido de local es con Boca. ¿Se dará? Pinta que no, ya que finalmente llegó la solución al conflicto, con el AGC otorgando una excepción administrativa.

¿Qué responsabilidad tuvo la CD millonaria? El tema se pudo haber previsto. El recital estaba firmado hacía varios meses y hace tres semanas que la Conmebol informó la fecha de la revancha con los ecuatorianos. Cierto es que los tiempos no sobraron, pero se puedo haber manejado mejor la situación.

Ya la semana pasada se había barajado la chance salir del Monumental a sabiendas de esta problemática, pero se decidió correr el riesgo. El escenario de Iron Maiden ya está armado y apenas se termine el partido por la Copa comenzará a cubrirse el césped con plásticos, se probará la luz y el sonido, y se ultimarán los detalles finales para el concierto.