Manu, de Manual

Lanzini le dio un pase gol a Teo y después metió un golazo a puro amague. Y es el inesperado máximo artillero del ciclo Ramón.

IMG_4168Menos mal que no se fue a Emiratos Arabes. Menos mal que privilegió el amor por River a los dólares que le tiraba el Baniyas. Menos mal…

Manuel Lanzini crece partido a partido, se nota la confianza por sentirse el dueño de la 10 de River. Y a ese nivel le agrega goles. Porque se siente cómodo de frente al arco y cerca del área.

Tuvo una gran noche el pibe de Padua. Primero para darle un pase gol a Teo Gutiérrez para abrir la historia con Liga de Loja. Y después, cuando las papas quemaban, metió un golazo. A puro enganche, no habilitó a ningún compañero y la puso contra un rincón. Palo y adentro. Inútil fue el esfuerzo del arquero Fernández.

Inmediatamente, el 10 fue a festejar a la platea Belgrano, allí donde estaba su pequeño hijo, Benjamín, que cuando tenga uso de razón verá las imágenes de la dedicatoria de su padre.

Lanzini apostó por quedarse y no se equivocó. Ramón lo banco a pesar de la llegada de Fabbro. Y acertó el DT, que incluso llegó a compararlo con Pablo Aimar. De yapa, Manu confirma día a día que a su juego le adosa goles. Es el máximo artillero en lo que va del año, con nueve gritos. Enhorabuena.

Imagen: Nicolás Aboaf.