Lanzini, vértigo y gol para ser figura

Manu selló el acceso a la siguiente etapa de la Copa Sudamericana y se convirtió en el mejor de la noche ante los ecuatorianos. Mirá los puntajes de Pasión Monumental.

IMG_4121

Marcelo Barovero (6): sin opciones de gol para el equipo ecuatoriano, el arquero no pudo entrar en partido y no participó del juego.

Gabriel Mercado (5): bien en defensa, se proyectó con criterio.

Germán Pezzella (5): en la marca no fue exigido, pero cada vez que pasó la pelota cerca de sus pies, las nubes sufrieron. Todo pum para arriba. Metió un cabezazo en el primer tiempo.

Eder Alvarez Balanta (6): firme en la marca, con personalidad para proyectarse, aunque dejó ciertos huecos en defensa. Se fue ovacionado.

Leonel Vangioni (6): un todoterreno. Puro sacrificio y despliegue. Hombre importante en ataque y defensa. Tuvo una chance clara y la desaprovechó, se lo vio llamativamente apurado en las decisiones.

Carlos Carbonero (4): arrancó con confianza, intentando atacar a los defensores rivales, pero se quedó y repitió viejas actuaciones con desconcentraciones, imprecisiones y lagunas importantes.

Cristian Ledesma (5): todo lo lento e impreciso que se lo vio fue fundamentado. El Lobo está al borde del estado físico y por eso debió salir en el entretiempo. Por suerte, tendrá un mes de descanso de doble competencia.

Ariel Rojas (6): buen despliegue, interesante en la entrega y la búsqueda de los resquicios en la defensa rival. Su mejor partido en la temporada.

Manuel Lanzini (7): todo eso que no tiene de panorama lo tiene de vértigo. Figura de la cancha, estirpe para llevarla, cabeza levantada y habilidad para dejar jugadores en el camino. El día que Lanzini juegue dos partidos consecutivos a esta altura, tendrá el cartel de crack e ídolo sellado a fuego.

Teófilo Gutiérrez (5.5): el gol limpia todo lo malo. El colombiano está en lo justo con el físico y se nota. Queda mucho en posición adelantada y le falta explosión en los últimos metros. Eso sí, en una baldosa demuestra que es técnicamente distinto. Por eso también se le pide tanto.

Federico Andrada (5): mucho sacrificio y poco ruido en el área. Le falta, pero no deja de ser un gran proyecto.

Matías Kraneviter (5): bien con la contención, pero demasiado relajado en la entrega, por lo que cayó reiteradas veces en las imprecisiones.

Leonardo Ponzio (5): lejos de ser el Ponzio de antes, ocupó bien los espacios y supo leer que el partido necesitaba esfuerzos en espacio corto y no grandes traslaciones.

Jonathan Fabbro (4): impreciso, nervioso y lento. No entró en juego.

Imagen: Nicolás Aboaf.