Maidana, figura de arco a arco

River se jugó al ataque y forzó a la defensa propia, que quedó descubierta. En ese contexto, el defensor se destacó y fue la figura para Pasión Monumental.

IMG_2888Marcelo Barovero (6): seguro y sin fisuras. A su habitual característica de atajador, le sumó agresividad para cortar pelotas aéreas.

Gabriel Mercado (6): aportó mucho en ataque, se proyectó con criterio y generó peligro con sus centros. Salió en el entretiempo.

Jonatan Maidana (7): muchos lo miraron de reojo en algún momento, pero en la cancha, con actuaciones como la de hoy, calló a todos. Firme por arriba, sólido por abajo y agresivo para proyectarse cuando hubo huecos y desconcierto.

Jonathan Bottinell (6): sí, la pelota no es lo suyo. Pero cuando se desentiende de la entrega por bajo, demuestra que en la marca se destaca. Salvó a River en el último momento, se tiró a trabar con la cabeza.

Leonel Vangioni (6): una imagen grafica todo. A falta de cinco minutos tuvo que tirarse al piso para respirar. Hace todo el desgaste, corre de banderín a banderín y no por eso pierde precisión y solvencia.

Carlos Carbonero (6): sl gol lo salvó. Es raro lo del colombiano, se libera por la derecha, abre espacios y todo por inteligencia. Luego, agarra la pelota y deshace todo lo que había hecho. Enlentece la jugada, toma decisiones incorrectas y termina sin convencer.

Cristian Ledesma (6): más sacrificio que juego. Bien en la marca, tapó huecos cuando el equipo estaba volcado en ataque pero, a diferencia de lo que suele hacer, perdió la pelota en tramos cortos.

Ariel Rojas (5): insinuó en la primera mitad con buena entrega y vértigo. Se fue apagando hasta desapartecer en el complemento. Se cayó físicamente y eso influyó en la certeza de sus pases. Regaló muchas contras.

Manuel Lanzini (5.5): es capaz de hacer la jugada del partido y al segundo desaparecer. Su ciclotimia es la que no le permite llevar el cartel de indiscutido. Volvió el Lanzini que no toma decisiones de peso, el que abre para los costados y toca para atras. Por momentos, enganchó y desequilibró. Pero solo fueron destellos.

Teófilo Gutiérrez (6): gran primer tiempo. Con compañía fue otra cosa. Mostró porque lleva el cartel de crack, de técnicamente superior y distinto. Todo eso se lo olvidó en el complemento, período en el que vivió adelantado.

Federico Andrada (5): puro desgaste, choque, sacrificio. Hizo el trabajo sucio y lo pagó caro. Se perdió dos chances claras.

Leonardo Pionzio (6): ingresó por el lesionado Mercado, jugó de lateral y le dio saida al equipo. Su mejor partido en esa posición.

Giovanni Simeone (5): se ubicó como segunda guitarra y le tocó el choque y el desgaste. Bajó dos pelotas para Teo, pero jugó de espaldas al arco y no pesó en ataque. Tuvo una ocasión y la tiró arriba.

Osmar Ferreyra (6): desde el banco aporta vértigo y precisión con la pelota parada. Tuvo tres tiro libres y generó la jugada del gol, forzó el corner y lo pateó de manera magistral.

Imagen: Nicolás Aboaf