Semana sin grises: ganar o despedirse

De días intensos se escribió siempre la historia de River y hoy eso se repite. El plantel llegará esta noche desde Ecuador y tiene menos de 72 horas para preparar el encuentro del domingo. ¿Cómo planificar lo que sigue?

Semana Decisiva

No es puro palabrerío el del cuerpo técnico y los jugadores. Cuando Buitrago anunció el final del encuentro en Ecuador hubo que empezar a pensar en el próximo domingo. Son así los días de River en este semestre. Vertiginosos. Pero en caso de pasar a Liga de Loja, la intensidad bajará y la cabeza podrá ubicarse sólo por el torneo por casi un mes. Eso sí, esta semana será decisiva.

El primer deber es pensar en All Boys. Para el domingo Ramón continuará con la baja de Rodrigo Mora. El delantero uruguayo padece una infección estomacal y aún no se sabe cuándo podrá estar de regreso en las canchas.

Lo cierto es que el entrenador se guardó a un par de soldados para tenerlos al 100% para el partido de la octava fecha. De esta forma, Vangioni, Carbonero Ledesma y Rojas estarían en condiciones de regresar a la titularidad. Las dudas pasan por el esquema. Seguramente, el riojano optará por devolverle la compañía a Teo y apostará por dos puntas. En ese contexto, Lanzini o Fabbro dejarán el equipo. Además, se espera la evolución de Eder Alvarez Balanta para que, al menos, vaya al banco. Aunque es una fija en la revancha por la Sudamericana.

El triunfo tomó sentido de obligación en el Torneo Inicial. Es que, una derrota dejará a casi 10 puntos la cima del campeonato y el anhelo de ser campeón quedaría reducido a la utopía.

Después de All Boys, se definirán los octavos de final de la Copa. A priori, hay grandes chances de acceder a la siguiente etapa. Con una victoria por la mínima ventaja el jueves, River estará en cuartos de final. Si a eso se le suma la localía y las debilidades mostradas por el rival, hay motivos para confiar.

En caso de lograr la clasificación, el calendario respirará. A menos que suceda una catástrofe, si se accede a la siguiente etapa de la Copa, Lanús será el rival. La goleada por 4 a 0 ante Universidad de Chile deja poco margen para creer lo contrario. Y, de esa forma, se ahorrarían dos viajes.

Por otro lado, después del encuentro con Liga de Loja habrá casi tres semanas de descanso. En caso de clasificar, los duelos de cuartos de final están planeados para el 23 de octubre y la vuelta sería recién en 7 de noviembre. De esta forma, el equipo podría pensar exclusivamente en el torneo.

El Millonario sigue con vida en las dos competiciones y queda mucho tiempo por delante. Sin embargo, se viven momentos decisivos: si en esta semana no saca los seis puntos en juego comenzará a terminarse su semestre. Por eso, más que nunca, es momento de ir al ataque y jugarse. En definitivas, somos River…