Chapa

Pasó otra fecha y las polémicas quedaron en el centro de la escena. Hernán Castillo analiza lo sucedido en Sarandí en Pasión Monumental.

Federico Andrada (1)

No alcanza más con la chapa. Evidentemente y hace rato.

Los errores arbitrales no tienen que tapar errores futbolísticos. River jugó un buen primer tiempo, en el que el toqueteo y la triangulación entre Ledesma, Rojas, Lanzini y a veces Vangioni, Andrada y Teo se sumaban servía para de repente TAC, cambiar de frente para que Carbonero apareciera vacío un par de veces. O el amontonar gente con gambetas como Lanzini o Rojas servía para generar un espacio para que llegara mejor parado Teo, Andrada o el propio Lanzini a buena posición de gol. O no tienen que dejar pasar inadvertido que Barovero por primera vez en el torneo no tuvo que sacar siquiera una pelota de gol en todo el partido.

Ya sé que empezarán muchos a hablar de River y del famoso River Plate y que nosotros somos River y a chapear con eso. BASTA. No sirve. No alcanza. Es evidente. Hoy, el fútbol se emparejó para abajo. Cuando no convertís en un par de llegadas, Zas, el rival te puede emparejar todo en una corrida o embocando una de las tantas que vos no metiste. Antes, River llegaba 12 veces por partido metía el 30% de esas veces y listo, goleaba. Hoy, en este nuevo fútbol, con planteles evidentemente inferiores a otros tiempos eso no se da. Y a veces tiene que meter el 50% de las llegadas que genera o hasta el total de ellas porque llega poco. Porque no tiene tanto más que el resto.

En ese contexto no es menor que fallos arbitrales te priven de un punto ante Gimnasia en un empate clavado que se modificó ante un penal inexistente; o lo mismo con Colón con la mano de Carniello; y ni hablar del penal dos veces pateado en el partido ante San Lorenzo o el gol de ayer en claro offside con el asistente en la misma línea que el último defensor de River. ¿Cómo hizo Noguera para no verlo? Fácil. Ahora seguramente lo suspenden un fin de semana y listo.

Quedó lejos River. Con 8 puntos y muchos equipos arriba la sensación es que se despidió del campeonato. Pero sobre todo la forma es lo que más molesta en el plantel. Porque con 5 puntos más sería segundo a un punto y hasta se hablaría de ir con suplentes a Loja. No podrá ser. Lo seguro es que chapear con que River es el protagonista porque River es River ya no alcanza. Los últimos fallos arbitrales dejan claro que nadie teme ya por el nombre mismo. Duele. Pero es así.