Barovero volvió a salvarnos del papelón

Se habla tanto de los de arriba, que se pierden los de abajo. Barovero es por lejos el mejor refuerzo de la era Passarella y en el Bajo Flores volvió a ser la figura de la noche. El arquero salvó el papelón una vez más.

0010098667Estos son los puntajes para Pasión Monumental:

Marcelo Barovero (9): ¿Qué más puede hacer el arquero? Fue el mejor en el Torneo Final y fecha a fecha demuestra que su nivel es de Selección. Tapó todo, ¡hasta un penal! y así y todo se fue con el gesto triste.

Leonardo Ponzio (4.5): no siente la posición, por más que diga lo contrario. Con él como lateral, River pierde por partida doble ya que sufre en la marca y lo extraña en el medio.

Jonatan Maidana (6): encontró la regularidad que se le pedía. Firme por arriba, bien con la pelota al pie y rápido en los cruces.

Eder Alvarez Balanta (7): otra actuación digna de crack. Impasable y dúctil con la pelota. Además, entrega al pie y cubre los espacios como ninguno. Parece increíble que tenga 20 años y menos de 15 partidos en Primera.

Leonel Vangioni (5): en la cancha más larga y ancha del país, se pierde. Quedó expuesto y, más que nunca, se desperdició su capacidad ofensiva.

Matías Kranevitter (5): bien en la entrega, pero flojo en la marca. Pasó desapercibido en el complemento.

Cristian Ledesma (5): llamativamente a destiempo de la jugada. El trajín de los partidos y las consecuencias de un planteo hiperdefensivo le juegan en contra de su físico y, por ende, de su rendimiento.

Ariel Rojas (5.5): el mejor del mediocampo. Bien en la marca, cubrió los espacios por la izquierda e hizo el desgaste en ataque-defensa.

Jonathan Fabbro (4): no levanta. Ahora, a su estilo cansino, se sumó la ineficacia en los pases y la intrascendencia en el juego. A su favor, River jugó todo el primer tiempo a los pelotazos y así se le hace más difícil. Exigió a Torrico con un tiro de lejos.

Rodrigo Mora (4.5): puro empuje, pelea y desgaste. Con un equipo tan partido en el medio, es imposible que desnivele. Agarraba la pelota en la mitad de la cancha y tenía todo el terreno para correr.

Teófilo Gutiérrez (4.5): está para convertir. Para ello, es necesario que le llegue la pelota y River no atacó en todo el partido. Salió del área a buscar la pelota, acción lógica para quien necesita tocarla. Eso jugó en contra de sus posibilidades.

Carlos Carbonero (4): lento, impreciso, de espaldas al arco siempre y nunca desniveló. Tuvo la chance de redimirse en la última y rompió el palo. Justifica su suplencia.

Manuel Lanzini (4): agarró la pelota siempre atrás de la mitad de la cancha o de espaldas. Si es él el que debía ser nexo, su ingreso fue en vano.

Ramiro Funes Mori (4): está volviendo después de 10 meses de inactividad. Se nota en cada acción que le toca intervenir. Entró para ser stopper y se desdibujó.