Miserias

La derrota ante Colón dejó el sabor amargo de no llevarse nada y una preocupación mayúscula: ¿A qué juega River? Hernan Castillo analiza la situación del club.

teo derrota

No jugó bien River, otra vez. Y no está bueno repetir esto una, dos veces y hasta tres. No está bueno que se haga costumbre el jugar mal. Pero no mereció perder River. Y no está bueno que pierda como con Gimnasia, por ejemplo. Porque eso denotará una falta de contundencia demasiado peligrosa. Y en eso hay que trabajar. Ya.

Yo entiendo que muchos hinchas de River se enojen con Ramón Díaz cuando dice “me gustó el equipo”. Les cuento, si Ramón Díaz dice “me voy preocupado”, tooooodo el mundo periodístico habla de eso hoy y por lo tanto toooodo el público recibe eso de la boca para afuera de Ramón y tooooodos hablamos horas y horas de eso, desviando incluso el foco. Porque muchos irán por el lado de “ventilar” cosas, que es mejor que sean tratadas puertas para adentro, que por el rendimiento del equipo. En suma, si habla porque habla y si calla porque calla.

Hoy, Ramón está preocupado aunque no lo diga. Tiene un equipo que ataca en masa y no encuentra resquicios, y que defiende poco y deja espacios. Atacan por los lados y van sin parar Ponzio y Vangioni desde los laterales; va Carbonero por derecha y Rojas por izquierda; Lanzini como enganche y Mora y Teo Gutiérrez. Y defienden, apenas, Maidana, Balanta y Ledesma. La foto de lo que digo es el primer gol de Colón: Cinco jugadores de Colón y dos defensores de River. ¿Por qué? Por eso de ir e ir sin parar.

La solución debe pasar por los delanteros. Para que sean más picantes. Y por el enganche. Para que ponga esas pelotas entre líneas que dejan cara a cara a uno de River con el arquero. Lanzini no es el “10” de River. No es de poner pelotas medidas, es más explosivo. Fabbro debería ser ese hombre. El tema es saber si le da. Para Ramón, sí. Y con equipos que esperan, como Colón y la mayoría de los rivales del torneo local, la solución más lógica pasará por ahí. Está claro que a River, por las características de sus jugadores, le queda mejor jugar ante equipos que le salgan, como San Lorenzo en la Sudamericana, pero eso pasa poco y nada. Y entonces esa opción queda casi nula.

Hoy hay más equipo que plantel. Hay menos variantes. Gustaran o no ciertos nombres del torneo pasado, pero Ramón tenía a mano, en la delantera, por ejemplo, más variantes que ahora. El domingo miraba el banco y lo mejor ya estaba en cancha desde el arranque. Y así es muy difícil.

Tiene que ya reaccionar este River. Encontrar el estilo. Ver para dónde va y no errar más. Insisto, no se jugó bien pero no es para hacer un drama. River no mereció perder y por más que sé que eso no alcanza, está claro que potencialmente este equipo va a dar más. En eso están, pero puertas para adentro. ¿Para afuera? Para afuera no hay que mostrar las miserias.