Solo, Mora se bancó los 90 minutos

Poco acompañado, el uruguayo comenzó su segunda etapa en River. De tanto esfuerzo, terminó acalambrado. Le falta. 

0010065760Pobre Mora. En su primer partido, al que llegó casi sin pretemporada, lo hicieron jugar de 9. Pero el área no es el hábitat natural del uruguayo, quien si bien llevó en la espalda el número que alguna vez usó Francescoli, tuvo que esforzarse mucho para tener contacto con el balón.

Sin Teo, Ramón no se la jugó por los pibes Simeone o Andrada, que estuvieron en el banco, sino que provocó el comienzo de la segunda etapa del oriental en Núñez. Mora estuvo poco abastecido y tuvo que correr casi siempre de atrás a Cetto, Gentiletti y compañía. Y en el segundo tiempo, con River replegado, se transformó en un defensor más.

La falta de juego la reeemplazó con mucho esfuerzo. Tanto, que faltando diez minutos se acalambró y casi es sustituido. Sin embargo, pidió seguir y completó todo el partido, algo que no ocurría desde mayo. Incluso, en su afán por poner en cada pelota, fue amonestado por cometer una infracción.

Volvió Mora. Ahora llegará el momento de afinar la máquina para que se transforme en el jugador que necesita River en ataque.