“La renovación está stand by”

Adrián Castellanos, representante de Ramón Díaz, le puso un stop a la oferta de Passarella para que el Pelado siga dos años más en River. Calentura y ofertas del exterior. 

img_3006Ramón está caliente. Lo blanqueó en la conferencia de prensa. Le fastidia no tener habilitado a Teófilo Gutiérrez. No lo expone públicamente, pero está molesto con los dirigentes. La historia del colombiano, como la de Mora, se estira. Mientras, Passarella y compañía, quienes aún no saben si serán reelectos, ya han hecho pública la intención de renovarle el contrato por dos años más.

En las últimas semanas hubo reuniones con Adrián Castellanos, representante del riojano, pero no se firmó nada. El vínculo expira el 31 de diciembre, aunque las intenciones de seguir están. Ojo, Ramón envió un mensaje lacerante esta mañana: “Estamos intranquilos porque no podemos jugar como uno quiere, lo que se planifica no lo puedo resolver, me impacienta y me pone mal. Más sabiendo lo que quiero para este club, para el equipo. Quiero darle satisfacciones a la gente, que ellos no se olviden que doy el máximo para eso. A pesar de las ofertas, sigo en este club y quiero seguir. Sino sería mas fácil decir que venga otro y lo resuelva fácilmente”.

El Pelado dejó la puerta abierta. No es que se irá mañana, pero… “El tiene paciencia hasta un límite. Los resultados son los resultados, los proyectos dejan de ser proyectos. Queremos saber dónde estamos parados. Los dirigentes están haciendo el esfuerzo, somos testigos de eso, pero Ramón quiere algo a largo plazo y aparecen baches. Hoy la renovación está stand by”, sentenció Castellanos en Rock & Closs.

El apoderado del riojano contó que el pasado viernes le postergaron una reunión para avanzar con el asunto contractual. “No me parece bien que la hayan pateado. Los dirigentes deben tener otras prioridades más allá de la renovación”, se quejó. Igualmente, no puso plazos.

En este contexto, el riojano, según Castellanos, recibió llamados del exterior. ¿Dubai? El representante no dio precisiones. Pero sí fue categórico al afirmar que “si no fuese River (el club que dirige), Ramón ya no estaba más”.