Pudo ganar, pudo perder, sólo empató

(INCLUYE GALERÍA DE IMÁGENES) River no pasó del 0 a 0 ante Godoy Cruz en otra actuación irregular del equipo de Ramón. Falta juego y peso arriba, pero esto no lo arregla Teo solo.

Equipo vs. Godoy CruzEl tiempo dirá si el empate en Mendoza ha sido positivo. River pasó por todas las situaciones frente a Godoy Cruz. Lo dominaron de entrada, emparejó más tarde, contó con las chances de gol más claras, Barovero lo salvó un par de veces… Todo junto en 90 minutos. Pudo perder, pudo ganar, apenas igualó.

El cuadro de Palermo impuso una presión alta en los primeros 25 minutos. Con Castillón y Obolo como primeros defensores, respaldados por los volantes, el Tomba no dejó salir cómodo del fondo a River. Y el rubio delantero que Ramón pidió que lo anotasen en el cierre del libro de pases comenzó siendo indescifrable, apareciendo por derecha e izquierda para molestar.

Es saludable la idea de Palermo. Godoy Cruz arrancó la temporada muy comprometido con el promedio del descenso, sin embargo el ex delantero busca protagonismo y ubica jugadores de buena técnica. Esa iniciativa, a priori, también debiera favorecer a un equipo como River, de aspiraciones importantes. Pero…

Recién a los 26 minutos River pudo generar peligro. Una gran trepada de Carbonero, quien lanzó un centro preciso, terminó en los pies de Simeone, que definió bien. Aunque se encontró con una excelente respuesta de Carranza. Al toque, en su segunda jugada seria desde que arribó de Arsenal, el colombiano dejó solito a Lanzini, que la tiró arriba del travesaño. Desde las ocasiones, River ya había emparejado la historia.

Ramón había puesto muchas fichas en el trío Ledesma-Fabbro-Lanzini, con el ex Cerro Porteño más arriba que Manu, quien venía siendo mediapunta. Esta vez se invirtieron los roles, pero no funcionó el circuito de juego. Casi nunca pudieron hilvanar en el medio. Lo del naturalizado paraguayo se redujo a un remate desde lejos que sacó Carranza. Intentó también con pases verticales, pero la mayoría fueron imprecisos.

River contó con más tenencia y mejor manejo cuando entró Rojas por un impreciso Malevo Ferreyra. Se insiste: juega de lo mismo que Vangioni, no se potencian, se superponen. Por eso Ramón bancó 45 minutos a uno de sus jugadores fetiche. Con Rojas, pegadito a Ledesma, Vangioni se soltó más y fue incisivo con sus centros, aunque el pobre Simeone tuvo que pelear contra dos o tres rivales.

Porque a River le faltó peso arriba. El Cholito, de a ratos, fue el llanero solitario peleando contra Sígali, Curbelo y compañía. Luego entró Kaprof por su compadre de inferiores, pero padeció el mismo mal. Los pibes no pueden subsanar los problemas que otros (los dirigentes) no pueden resolver. Porque esto no lo arregla Teo solo.

IMÁGENES: Nicolás Aboaf (enviado especial a Mendoza)