El gol estaba en casa

Tardó sólo tres partidos en llenarse la garganta de gol. Federico Andrada, uno de los máximos anotadores de las Divisiones Inferiores, convirtió su primer tanto en primera que le valieron tres puntos a River.

IMG_3114Corrió siempre desde atrás y el trabajo duro le valió una alegría. En su tercer partido en primera, como para darle entidad al dicho de que “la tercera es la vencida”, el pibe se colgó la primer medalla de su carrera y le otorgó una victoria clave a River. “Siento una emoción enorme, desde los siete años que estoy en River y siempre soñé con este momento”, confesó después de su primer festejo.

No fue un partido más para Andrada, está claro. No sólo sumó su primer grito, sino que también fue su debut en el Monumental. Empieza una carrera, se enciende una ilusión y si el promedio en casa se repite será cosa seria.

Y, aunque la llegada de Teo pueda dejarlo relegado, Andrada se mostró entusiasmado por la posibilidad de seguir aprendiendo. “Es un gran jugador, nos va a ayudar mucho a los más jóvenes”, cerró.

Imagen: Nicolás Aboaf