De la utopía a la realidad

La espera valió la pena y Teófilo Gutiérrez ya es jugador de River. El delantero colombiano arribó anoche desde Barranquilla y hoy pasó con éxito la revisión médica en la Clínica Rossi. Ramón, llegaron tus goles. “No voy a bajar de 11″, tiró Teo.

Teófilo Gutiérrez

Lo que parecía utópico se convirtió en realidad. Y no sólo para el club. Cuando las necesidades eran más ofensivas que él, allá en el barrio de La Chinita, donde en más de una oportunidad tuvo que tirarse al piso para evitar ser impactado por los tiros que atravesaban su casa de lado a lado, Teo soñaba con vestir de rojo y blanco. Lo hizo primero en Junior de Barranquilla, institución que lo vio nacer, y ahora tendrá la posibilidad de hacerlo en River, el equipo que le robó el corazón.

“Llego a un club muy poderoso en todos los sentidos. Es como decir que estoy en el Barcelona o el Real Madrid. Y para mí que soy hincha es muy lindo. En realidad, River es como estar en el Barcelona o el Real Madrid por la calidad de jugadores que tiene, la calidad de institución que es. Acá se trabaja mucho en el jugador y te hacen sentir una estrella”, remarcó con la ilusión a flor de piel tras su llegada al país.

Esta mañana, su deseo comenzó a hacerse realidad. Pasó la revisión médica y se sumará al plantel en las próximas horas. De hecho, mañana practicará con sus compañeros por primera vez.

¿Estará ante Gimnasia? Es difícil. Si bien hizo la pretemporada con Cruz Azul y llega con ritmo de partido -aunque se perdió los entrenamientos de la última semana-, el técnico le respetaría el lugar a Carlos Luna para el debut. Y, no menos importante que eso, su habilitación aún no llegó y promete ser un tema ríspido si River no consigue desprenderse de un cupo de extranjero.

Por lo pronto, todo es alegría. Del hincha, que se entusiasma con un crack; del técnico que pidió goles y consiguió a uno que en el primer semestre gritó más que todos los delanteros de River juntos; y del jugador, que desde que llegó al país para jugar en Racing avisó que amaba otros colores, esos que hoy vestirá.