Un susto por Balanta

Se paralizaron los corazones. El entrenador, los hinchas, el presidente… Todos quedaron en vilo esta mañana cuando Eder Alvarez Balanta cayó en medio de la práctica de fútbol que dispuso Ramón. Lo cierto es que sería un esguince leve, nada más.

Balanta

Es el jugador a vender, el que puede ponerle una curita, al menos, a la herida mayor que significa la economía del club. Por eso, cualquier dolencia puede despertar el pánico.

En el entrenamiento de esta mañana, que terminó con victoria por 1 a 0 para los suplentes, Alvarez Balanta se topó con Iván Díaz, se golpeó la rodilla izquierda, rotó sobre su eje de mala manera y debió ser retirado del partido.

Se especula con que sea un leve esguince y, de hecho, no lo someterían a profundos estudios médicos en búsqueda de una lesión mayor.

Si bien no estará mañana ante Gimnasia y Tiro, por lógicas razones nadie quiere arriesgar, podría estar el sábado frente a Racing en el último partido amistoso de cara al inicio del torneo.