“Sé que alguna vez voy a ser el técnico de River”

Ariel Ortega podrá alejarse de la práctica formal y oficial cuantas veces quiera pero nunca, ni en sus peores sueños, dejará de jugar, de sentir la pelota y de abrazarse al fútbol. En diálogo con Clarín, el Burro firmó su sueño para el futuro: “Sé que algún día voy a dirigir a River”, sentenció.

Burrito

Sus palabras despiertan el calor de un abrazo, la sonrisa de una gambeta y la nostalgia del recuerdo. Ariel Ortega es River y, con ese respaldo habla. “Jugar en River era el sueño de mi vida. Lo escribí en un papel cuando tenía 12 años y se dio”, rememoró. Y agregó a su recuerdo: “Desde chiquito que soy hincha de River. Toda mi familia lo es. La persona que me trajo tenía la posibilidad de llevarme a Independiente o a Boca. Pero cuando llegamos acá, le dije que no quería ir a ninguno de esos clubes. Me dijo que no conocía a nadie en River, pero le contesté que viniéramos igual. Y pasó lo que pasó”.

Pero el 10 escribe en futuro y, siempre, La Banda es el espejo en el cual se mira y proyecta. “Los chicos son lo más lindo que hay, son los que te dicen la verdad, los que te motivan y son honestos. Por eso si se da la oportunidad ahora o en 2014, me gustaría empezar a trabajar con alguna categoría”, palpitó.

Además, analizó: “Esa experiencia la tengo que empezar desde abajo porque sé que es una gran responsabilidad dirigir chicos. Después, me gustaría dirigir en Primera. Sé que alguna vez voy a ser el técnico de River”.

Sus sueños tienen respaldo y se sostiene en ideas: “Los equipos tienen que salir a jugar, no tienen que tener miedo a perder. Me gustaría que mi equipo juegue como a mi me gustaba jugar, con enganche y dos puntas”.

El Burro vive, siente, juega y reparte juego. Sueña con vestirse de gala y cumplir otro de sus anhelos: Ser entrenador del club de sus amores. Como en la cancha, piensa en la próxima jugada. Del pasado trae los mejores amigos y, de lleno en lo que será su partido despedida, dejó un mensaje que ilusiona a todo hincha de River. “Francescoli es el mejor con el que jugué, con el que más me entendí. Tenemos una muy buena relación. Lo admiro y lo sigo viendo cómo juega en los partidos de veteranos y me fascina. Tengo un gran cariño por él”, cerró y dejó todo dicho para lo que sucederá el próximo sábado…