“Era el momento de Ramón”

El futuro de Marcelo Gallardo es el de River. El club y el ídolo saben que van a volver a cruzarse. Sin embargo, en diálogo con Esto es River, el Muñeco confesó: “Passarella nunca me llamó pero si lo hubiese hecho le habría dicho que era el momento de Ramón”.

gallardo vs atuc

De los ídolos que se alejaron del fútbol, Gallardo es el que aparece en el horizonte como el que tiene más posibilidades de ocupar el puesto de técnico en algún momento. Y no es sólo su estatuto de hombre fuerte en la historia del club el que lo avala, sino también sus pergaminos como DT: Ostenta un título con Nacional de Uruguay en apenas un año de carrera.

Pero, como en sus años de botines, pantalones cortos y el 10 en la espalda, Gallardo paró la pelota y analizó:”No me llamó Passarella para reemplazar a Almeyda y si lo hubiese hecho, cosa que no creo, le hubiese dicho que era el momento de Ramón. Con él no tengo ningún tipo de relación desde que me fui de River”, dijo. Y, agregó: “Es cierto que me hubiese gustado cerrar mi carrera en el club donde viví, pero mi vida con River se va a cruzar en algún momento, no sé cuándo pero sé que se va a cruzar”.

En cuanto a su irregular salida del club, que lo vio sentado en el banco de suplentes y contemplando una dolorosa goleada por 5 a 1 ante Tigre en el Monumental, el Muñeco se alejó de todo tipo de rencor. “Yo me quedo con todo el cariño que he recibido en estos años, con todo el cariño que me han dado en todos los años que estuve, no necesito más. No me fui de River de la mejor manera, pero nada va a opacar todo lo bueno que viví en el club. Yo puedo dormir tranquilo porque a River le di todo”, expresó. Y, continuó: “Me brindé entero por River, las actitudes de los demás quedarán en la conciencia de cada uno. Sería idiota ponerme a hacer un replanteo con respecto a las diferentes decisiones que toman los dirigentes de turno”.

Además, respaldó la gestión de Ramón. “Este River me dejó algunas sensaciones buenas, ya que después de un periodo tan amargo como fue haber sufrido la pérdida de categoría se recuperó la ilusión”. Pero, aclaró: “También me dejó una sensación rara que de River podría haberse quedado con el campeonato, que fue medio irregular. Me quedó el sabor amargo por el hecho de con que poquito más le podría haber alcanzado. Me parece que River tenía plantel como para ganarlo, pero lamentablemente se quedó en la puerta”.

Y, en referencia a la decisión que tomó el cuerpo técnico de relegar a David Trezeguet, quien fuera compañero suyo en Mónaco, cerró: “Vino en un momento negro del club y le pudo dar algo al equipo del que siempre tuvo esa especie de amor. Un entrenador puede tomarse ese tipo de atribuciones porque para eso está, pero me llamó la atención de cómo se dio. Él estaba con mucha ilusión de recuperarse bien y pelear nuevamente un lugar. Me parece que otra vez se da una situación difícil, un tipo que viene para aportar algo y después se va de una manera media compleja”.