“No me dolió el grito de la gente, estaba organizado”

Daniel Passarella justificó el reproche del público en cuestiones políticas, admitió que, para traerle los refuerzos que quiere Ramón, primero deberán vender y le tiró la presión al técnico: “Si le armamos el equipo que quiere, vamos a tener que ser campeones”.

daniel-passarella_0Habla poco y nada, pero cuando lo hace, deja títulos. En un año politizado por las elecciones de fin de año, el presidente Daniel Passarella desestimó los insultos que recibió tras la victoria ante San Martín de San Juan: “No me duelen, sé que estaba organizado. Es todo política, no le doy mucha importancia”.

En el marco de la conmemoración por los 35 años del primer Mundial ganado por Argentina, recogió el guante y le devolvió la pelota a Ramón, que una semana atrás había afirmado que el presidente iba a ser clave en la llegada de refuerzos: “Si logramos traerle lo que quiere vamos a tener que ser campeones, la presión va a ser de él”.

Sin embargo, rápidamente aclaró que para comprar primero va a haber que vender: “Hay pedidos por algunos jugadores, pero lo importante es que paguen lo que nosotros queremos. Todos están en venta si es para pelear el campeonato. Cuando llega una buena oferta, la gente te pide venderlo. Tampoco sé si estamos para traer 10 refuerzos, porque salimos subcampeones, no anteúltimos”.

“No podemos saber cuánto va a valer un jugador en el futuro. Lamela se fue en 20 millones de dólares y lo van a vender a 50. A Falcao lo vendieron por 4 o 5 millones y ahora lo vendieron en 60 millones de euros”, se defendió.

Tras afirmar que no hay nada concreto por Funes Mori (“No recibí ofertas desde Rusia”), se despegó de la separación del plantel de David Trezeguet: “Después del partido me contó que estaba preparándose para ponerse bien para la pretemporada. Me sorprendió y me dolió, por es alguien que dio mucho por el club, pero tenemos un técnico subcampeón que hizo una gran campaña y tenemos que respaldarlo todo lo que podamos”.

Y respondió a la danza de nombres. El primero fue Rodrigo Mora, a quién le puso algunas fichas para continuar en el club: “Tiene contrato hasta fin de mes. Su continuidad depende de las negociaciones que hagamos. Tenemos una opción de compra pero todavía no hablamos. En los próximos días lo vamos a hacer”.

Luego fue el turno de Demichelis: “Está encaminado, sería una alegría que volviera, lo queremos todos los hinchas. No lo tuve como jugador, pero lo conocí y es una gran persona”.

También se refirió al presente de Independiente, que está pasando lo que River vivió hace casi dos años: “Lo tomé con mucho dolor y tristeza, porque son cosas que no son fáciles. A mí me dio mucha fuerza el hecho de haber perdido un hijo, que es mucho peor. Les deseo lo mejor, que vuelvan rápido a Primera, pero que no tomen como un campeonato más el de la B, es muy difícil”.

Por último, cerró: “Todavía no me invitaron a la despedida de Ortega. Si lo hacen, iré”.