¡Feliz cumpleaños, Amadeo!

Hoy se cumplen 87 años de aquel 12 de junio de 1926, en la poblada santafesina de Rufino, en el que nacía, hijo de Doña Magdanela y Don Manuel, Amadeo Raúl Carrizo.

nota amadeo

Eterno. Gigante. Héroe. Una leyenda viva. Amadeo Carrizo es eso y mucho más. El máximo exponente de esta institución. El que más veces defendió la camiseta más importante del país. El que más la honró.

Hijo de un ferroviario, siempre soñó con manejar las enormes máquinas que su padre manejaba. Sus dotes en el deporte, luego definido como un eximio arquero de fútbol, lo llevaron a debutar en el BAP (Buenos Aires al Pacífico) de Rufino. Luego, River Plate. El club que de los amores de Don Manuel, único responsable de que Amadeo, primero, sea arquero y luego jugador del millonario. Se lo quisieron llevar a otros clubes, pero el viejo lo quería ver allí. Y lo logró.

Luego la historia es conocida. Debutó en la Primera del club de Núñez un 6 de mayo de 1945. Fue amo y señor del arco riverplatense por más de 20 años, hasta su retiro el 22 de diciembre de 1968. Vistió esta camiseta en 545 presentaciones oficiales, ganó seis títulos y consiguió el récord de más minutos con la valla invicta (769).

Además reinventó el puesto. Fue un revolucionario del arco. El primero en utilizar guantes, en usar sus pies como otra opción de ataque, involucrándose en el juego defensivo y siendo el primer arquero-jugador.

En River fue uno de los pocos ídolos indiscutidos. La hinchada siempre lo quiso y nunca lo dejó de lado. Hasta luego del llamado “desastre de Suecia”, donde la Selección brindó una bochornosa actuación en el Mundial ’58 y fue Amadeo Carrizo el primer apuntado por la prensa. Sin embargo, allí estaba la gente de River para apoyarlo. “Me apoyé en la gente y gracias ellos logré seguir jugando por diez años más”, declararía luego.

Hoy, en diálogo con PM RADIO, volvió a destacar el afecto de los hinchas: “Es un orgullo enorme y una satisfacción muy grande el cariño del hincha de River”. También manifestó sus ganas de que el equipo de Ramón Díaz consiga un nuevo título. “Ojalá salga campeón- deseó Amadeo- confío plenamente en los jugadores”.

Un señor dentro y fuera de la cancha. Ejemplo de caballero y de humildad. Orgullo rufinense y nacional, Amadeo, a sus 87 años, sigue siendo el mejor arquero argentino de todos los tiempos ¡Feliz cumpleaños Amadeo!